En Defensa de la Fe


Formas de evitar el Purgatorio - La confianza en Dios - San Francisco de Sales - San Felipe Neri y Sor Escolástica

El quinto modo de obtener indulgencia ante el Tribunal de Dios es poseer una gran confianza en su Misericordia. Ciertamente, Aquel que dijo al Buen Ladrón, "Hoy estarás conmigo en el Paraíso”, merece que Le tengamos una confianza ilimitada.





El quinto modo de reducir Purgatorio es poseer una gran confianza en su Misericordia. Aquel que dijo al Buen Ladrón, Hoy estarás conmigo en el Paraíso, merece que Le tengamos una confianza ilimitada.El quinto modo de obtener indulgencia ante el Tribunal de Dios es poseer una gran confianza en su Misericordia. Ciertamente, Aquel que dijo al Buen Ladrón, "Hoy estarás conmigo en el Paraíso”, merece que Le tengamos una confianza ilimitada.





SEGUNDA PARTE



Capítulo 64 - Formas de evitar el Purgatorio - La confianza en Dios - San Francisco de Sales - San Felipe Neri y Sor Escolástica

El quinto modo de obtener indulgencia ante el Tribunal de Dios es poseer una gran confianza en su Misericordia.

 

“He puesto mi confianza en ti, Señor, dice el Profeta, y no seré avergonzado”.

 

Ciertamente, Aquel que dijo al Buen Ladrón, "Hoy estarás conmigo en el Paraíso”, merece que Le tengamos una confianza ilimitada.

 

San Francisco de Sales confesó que, considerando solo su miseria, únicamente merecía el Infierno; pero lleno de humilde confianza en la Misericordia de Dios y apoyado en los Méritos de Jesucristo, esperaba firmemente compartir un día la Felicidad de los Elegidos.

 

San Francisco de Sales dijo además: “¿Y qué haría Nuestro Señor con la Vida Eterna que nos ofrece, si no la diera a las pobres, pequeñas y enclenques criaturas como nosotros, que solo queremos aguardar en su Soberana Bondad?  ¡Viva Dios!  Abrigo esta firme confianza en mi corazón: que viviremos para siempre con Dios. Un día estaremos todos juntos en el Cielo. Hay que armarse de valor, pronto iremos allá arriba”.

 

Dijo también: “Debemos morir en medio de dos sentimientos: uno, la humilde confesión de que solo merecemos el Infierno; el otro, la plena confianza de que Dios, en Su Misericordia, nos dará su Paraíso".

 

Un día se encontró con un hombre que pertenecía a la nobleza y que temía excesivamente los juicios de Dios. Le dijo: "Quien tiene un verdadero deseo de servir a Nuestro Señor y de huir del pecado, no debe atormentarse en absoluto con el pensamiento de la muerte y del juicio. Si tenemos que temer a ambos, no debe ser con ese miedo que deprime y debilita el alma, sino con un miedo mezclado con confianza, y por lo tanto suave.  Depositad vuestra esperanza en Dios”.

 

"El que espera en Dios, no será avergonzado”.

 

Leemos en la vida de San Felipe Neri que, habiendo ido un día al monasterio de Santa Marta en Roma, una de las monjas, llamada Escolástica, quiso hablarle en privado.

 

Esta Hermana llevaba mucho tiempo atormentada por un pensamiento de desesperación que no se había atrevido a revelar a nadie. Pero llena de confianza en las palabras sabias del Santo, decidió abrirle su corazón.  Cuando estuvo cerca de él, antes de que ella hubiese pronunciado palabra, el hombre de Dios le dijo con una sonrisa: "No está nada bien, hija mía, que te creas destinada a las Llamas Eternas: ¡el Paraíso es tuyo!”

 

"No puedo creerlo, Padre", respondió ella con un profundo suspiro.

 

"¿No lo crees?  Ahí reside tu error. Vas a darte cuenta. Dime, Escolástica, ¿por quién murió Jesucristo?”

 

"Murió por los pecadores”.

 

"Y ahora dime, ¿eres una santa?”

 

“Ay, respondió ella llorando; soy una gran pecadora”.

 

"Entonces Jesucristo murió por ti y seguramente lo hizo para abrirte el Cielo. Por lo tanto, está muy claro que el Cielo es tuyo, ya que, en cuanto a tus pecados, yo sé que los odias; no tengo ninguna duda”.

 

La buena monja, conmovida por estas palabras, comenzó a respirar con tranquilidad. La luz volvió a su alma, la tentación se disipó, y desde ese momento, esta dulce palabra, "El Paraíso es tuyo", nunca dejó de llenarla de confianza y alegría.






Ir al capítulo anterior



Ir al capítulo siguiente




Regresar al índice de capítulos del libro sobre el Purgatorio




Regresar a Ayudas para mi Conversión





 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...