En Defensa de la Fe


Alivio de las almas del Purgatorio  – La limosna, misericordia cristiana - San Francisco de Sales y la viuda de Padua

La limosna cristiana, esa misericordia que tanto recomienda Jesucristo en el Evangelio, incluye no solo la ayuda corporal al necesitado, sino también todo el bien que hacemos al prójimo trabajando por su salvación, soportando sus faltas, perdonando sus ofensas.





La limosna cristiana incluye no solo la ayuda corporal al necesitado, sino también todo el bien que hacemos al prójimo trabajando por su salvación, soportando sus faltas, perdonando sus ofensas.La limosna cristiana, esa misericordia que tanto recomienda Jesucristo en el Evangelio, incluye no solo la ayuda corporal al necesitado, sino también todo el bien que hacemos al prójimo trabajando por su salvación, soportando sus faltas, perdonando sus ofensas.






SEGUNDA PARTE



Capítulo 30 - Alivio de las almas – La limosna, misericordia cristiana - San Francisco de Sales y la viuda de Padua

La limosna cristiana, esa misericordia que tanto recomienda Jesucristo en el Evangelio, incluye no solo la ayuda corporal al necesitado, sino también todo el bien que hacemos al prójimo trabajando por su salvación, soportando sus faltas, perdonando sus ofensas.

 

Todas estas obras de caridad pueden ofrecerse a Dios por los difuntos y contienen una gran virtud expiatoria.

 

San Francisco de Sales cuenta que en Padua, donde estudió parte de su tiempo, había una costumbre detestable.

 

Los jóvenes se divertían recorriendo por la noche las calles de la ciudad, armados con arcabuces, y gritando a los que encontraban a su paso: ¿Quién va allí? – Los transeúntes tenían que responderles o de lo contrario recibían disparos. Muchas personas resultaron heridas o muertas de esta manera.

 

Una noche, un estudiante de colegio que no respondió a la pregunta, recibió un disparo en la cabeza y cayó muerto. El autor de este disparo, presa del terror, huyó y se refugió en la casa de una viuda bonachona a la que conocía y cuyo hijo era su compañero de estudios. Le confesó con lágrimas en los ojos que acababa de matar a un desconocido y le rogó que le diera protección en su casa.

 

Movida por la compasión, y sin sospechar que tenía ante sí al asesino de su hijo, la señora encerró al fugitivo en un armario, donde los agentes de la ley no pudieran descubrirlo.

 

No había transcurrido media hora, cuando se oyó un ruido tumultuoso en la puerta: trajeron un cadáver y lo pusieron ante los ojos de la viuda. ¡Ay! Era su hijo, que acababa de ser asesinado y cuyo asesino estaba escondido en su casa.

 

La pobre madre afligida lloró desconsoladamente, y habiendo ido hasta el escondite del asesino le dijo: "Desgraciado, ¿qué te había hecho mi hijo para lo hubieses asesinado tan cruelmente?” - El culpable, al enterarse de que había matado a su amigo, empezó a gritar, a arrancarse el cabello, a retorcerse los brazos con desesperación. Entonces, arrojándose de rodillas, pidió perdón a su protectora y le rogó que lo entregara en manos del magistrado para que pudiese expiar tan horrible crimen.

 

Sin embargo, esta madre desolada no olvidó en ese momento que era cristiana: el ejemplo de Jesucristo, perdonando a sus verdugos, la inspiró a un acto heroico.

 

Ella le contestó que, siempre que él le pidiese perdón a Dios y cambiase de vida, le dejaría marchar y se opondría a cualquier procedimiento judicial contra él.

 

Este perdón agradó tanto a Dios que quiso dar a la generosa madre un testimonio sorprendente de Su complacencia: permitió que el alma de su hijo se le apareciera llena de gloria, afirmándole que iba a gozar de la dicha eterna: "Dios me ha mostrado Su misericordia, madre mía -añadió esta alma bendita-, porque tú has mostrado misericordia con mi asesino. En consideración al perdón que le habéis concedido, he sido liberado del Purgatorio, donde, sin la ayuda que me habéis prestado, hubiese estado detenido durante mucho tiempo”.






Ir al capítulo anterior



Ir al capítulo siguiente




Regresar al índice de capítulos del libro sobre el Purgatorio




Regresar a Ayudas para mi Conversión




 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...