En Defensa de la Fe


Alivio para las almas del Purgatorio - Conmemoración de los difuntos - San Odilón - Liturgia de la Iglesia

En la gran Solemnidad de los Difuntos, los sacerdotes celebran el Santo Sacrificio por los fallecidos. Mientras tanto los fieles deben asistir y ofrecer la Santa Comunión, sus oraciones y limosnas, con el fin de aliviar las almas del Purgatorio.





En la solemnidad de los Difuntos, los sacerdotes celebran la Misa por los difuntos, mientras que los fieles deben asistir y ofrecer la Santa Comunión, sus oraciones y limosnas por las benditas almas.En la gran Solemnidad de los Difuntos, los sacerdotes celebran el Santo Sacrificio por los fallecidos. Mientras tanto los fieles deben asistir y ofrecer la Santa Comunión, sus oraciones y limosnas, con el fin de aliviar las almas del Purgatorio.




SEGUNDA PARTE



Capítulo 16 - Alivio para las almas - Liturgia de la Iglesia - Conmemoración de los difuntos - San Odilón

La Santa Iglesia tiene una liturgia especial para los difuntos: consta de Vísperas, Maitines, Laudes y la Misa, comúnmente llamada de Réquiem.

 

Esta liturgia, tan conmovedora como sublime, a través del luto y las lágrimas, hace brillar en los ojos de los fieles la luz consoladora de la inmortalidad. Se celebra en los funerales de los fallecidos, y especialmente en el solemne día de la Conmemoración de los Difuntos.

 

La Santa Misa ocupa un lugar privilegiado y es como el centro divino con respecto al cual las demás oraciones y ceremonias se relacionan.

 

Al día siguiente de la fiesta de Todos los Santos, en la gran Solemnidad de los Difuntos, todos los sacerdotes deben celebrar el Sacrificio por los fallecidos, mientras que los fieles tienen el deber de asistir, e incluso ofrecer la Santa Comunión, oraciones y limosnas, para aliviar a sus hermanos del Purgatorio.

 

Esta fiesta de los Difuntos no es muy antigua. Desde el principio, la Iglesia rezó por sus hijos fallecidos: cantó salmos, rezó oraciones y ofreció la Santa Misa por el descanso de sus almas.

 

Sin embargo, no vemos que haya habido una fiesta particular para encomendar a Dios a todos los difuntos en general. No fue sino hasta el siglo X que la Iglesia, siempre dirigida por el Espíritu Santo, instituyó la Conmemoración de todos los Fieles Difuntos, para exhortar a los fieles vivos a cumplir con mayor cuidado y fervor el gran deber de la oración por los difuntos, prescrito por la caridad cristiana.

 

La cuna de esta conmovedora solemnidad fue la abadía de Cluni.

 

San Odilón (1 de enero), abad de la abadía a finales del siglo X, edificó Francia con su caridad hacia el prójimo. Extendió su compasión a los difuntos y nunca dejó de rezar por las almas del Purgatorio. Fue esta tierna caridad la que lo inspiró a establecer en su monasterio de Cluni, así como en todas sus dependencias, la fiesta de la Conmemoración de los Difuntos.

 

Se cree, dice el historiador Bérault, que fue impulsado a llevarlo a cabo por una revelación del Cielo, pues Dios se dignó mostrar de manera milagrosa lo agradable que era para Él la devoción de Odilón. Así es como lo reportan los historiadores.

 

Mientras el santo Abad gobernaba su monasterio en Francia, un piadoso ermitaño vivía en una pequeña isla de la costa de Sicilia. Un peregrino francés que regresaba de Jerusalén fue arrojado a dicha isla por una tormenta. El ermitaño, al que el peregrino fue a visitar, le preguntó si conocía la abadía de Cluni y al abad Odilón. "Ciertamente", respondió el peregrino, "los conozco y me enorgullece conocerlos; pero tú, ¿cómo los conoces? ¿Y por qué me haces esta pregunta?"

 

- "Oigo a menudo -contestó el ermitaño- que los malos espíritus se quejan de las personas piadosas, que con sus oraciones y limosnas libran a las almas de las penas que sufren en la otra vida; pero se quejan sobre todo de Odilón, abad de Cluni, y de sus religiosos. Cuando hayáis llegado a vuestra patria, os ruego en nombre de Dios que exhortéis a este santo Abad y a sus monjes a redoblar sus buenas obras en favor de las pobres almas".

 

Finalmente, el peregrino se dirigió a la abadía de Cluni y cumplió con su encargo. Como consecuencia, San Odilón ordenó que en todos los monasterios de su instituto se hiciera cada año la conmemoración de todos los fieles fallecidos, al día siguiente de la fiesta de Todos los Santos, rezando el día anterior las Vísperas por los fallecidos y los Maitines al día siguiente, tocando todas las campanas y celebrando una misa solemne por los difuntos.

 

- Todavía se conserva el decreto que se redactó en Cluni en el año 998, tanto para este monasterio como para todos los que dependen de él. Esta práctica piadosa pronto se extendió a otras iglesias, y después de un tiempo se convirtió en la observancia universal en todo el mundo católico.







Ir al capítulo anterior



Ir al capítulo siguiente




Regresar al índice de capítulos del libro sobre el Purgatorio




Regresar a Ayudas para mi Conversión





 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...