En Defensa de la Fe


Los castigos del Purgatorio, dolor de los sentidos - Tormento del fuego y tormento del frío

Para motivar a los vivos a temer a la muerte del alma, Dios permitió que un hombre, después de dormir el sueño de la muerte, volviera a la vida corporal y revelara lo que había visto en el otro mundo.


"Antes de enterrarlo, lo vieron volver de repente a la vida. Al ver esto, todos se asustaron y huyeron, excepto la esposa; ella permaneció temblando al lado de su marido resucitado".

 

De inmediato él la tranquilizó y le dijo: "No temas, es Dios quien me devuelve a la vida; quiere mostrar en mi persona a alguien que resucitó de la muerte".


… “Al salir de mi cuerpo, fui recibido por una figura benévola que me tomó bajo su guía: tenía un rostro radiante y parecía estar rodeado de luz”.



Para motivar a los vivos a temer a la muerte del alma, Dios permitió que un hombre, después de dormir el sueño de la muerte, volviera a la vida corporal y revelara lo que había visto en el otro mundo.Para motivar a los vivos a temer a la muerte del alma, Dios permitió que un hombre, después de dormir el sueño de la muerte, volviera a la vida corporal y revelara lo que había visto en el otro mundo.





Capítulo 11 - Dolor de los sentidos en el Purgatorio - Tormento del fuego y tormento del frío - Los Venerables Bede y Drithelme

Si no nos impresiona tanto el dolor de la condenación, es muy diferente en el caso del dolor de los sentidos: el tormento del fuego, el tormento de un frío áspero e intenso, asustan nuestra sensibilidad.

 

Por eso la misericordia divina, queriendo despertar en nuestras almas un santo temor, apenas nos habla del dolor de la condenación; pero nos da sin cesar el fuego, el frío y otros tormentos que constituyen el dolor de los sentidos.

 

Esto es lo que vemos en el Evangelio y en las revelaciones particulares, a través de las cuales le complace manifestar de vez en cuando a sus siervos los misterios de la otra vida.

 

Mencionemos algunas de estas revelaciones.

 

En primer lugar, esto es lo que dice el VENERABLE BEDA, según cuenta el piadoso y docto Cardenal San Roberto Belarmino.

 

“Inglaterra ha sido testigo en estos días, escribe Beda, de un prodigio insigne, comparable a los milagros de los primeros siglos de la Iglesia.

 

Para motivar a los vivos a temer a la muerte del alma, Dios permitió que un hombre, después de dormir el sueño de la muerte, volviera a la vida corporal y revelara lo que había visto en el otro mundo.

 

Los espantosos e inauditos detalles que contó, y su extraordinaria vida de penitencia, la cual confirmaba sus palabras, causaron la mayor impresión en todo el país.

 

Resumiré los principales detalles de esta historia.

 

“Había un hombre en Northumberland llamado DRITHELM, que vivía una vida muy cristiana con toda su familia. Cayó enfermo, y su enfermedad fue empeorando día a día, de modo que al final se vio reducido al extremo; murió ante la gran desolación de su esposa e hijos.

 

Estos pasaron la noche llorando junto a su cuerpo; pero al día siguiente, antes de enterrarlo, lo vieron volver de repente a la vida, incorporarse y levantarse. Cuando vieron esto, todos se asustaron y huyeron, excepto la esposa; ella permaneció temblando al lado de su marido resucitado.

 

De inmediato él la tranquilizó y le dijo: "No temas, es Dios quien me devuelve a la vida; quiere mostrar en mi persona a alguien que resucitó de la muerte".

 

Viviré en la tierra un poco más de tiempo, pero mi nueva vida será muy diferente de la que había llevado hasta ahora.

 

Luego se levantó, lleno de vigor, fue directamente a la capilla o a la iglesia local, y se quedó allí rezando durante mucho tiempo.

 

Regresó a casa para despedirse de sus seres queridos.

 

Les dijo que quería vivir solo para prepararse para la muerte, y los instó a todos a hacer lo mismo.

 

Luego, habiendo dividido sus bienes en tres partes, dio una a sus hijos, otra a su esposa y reservó la tercera para entregarla como limosna.

 

Cuando había repartido todo a los pobres y había quedado en la extrema pobreza, fue a llamar a la puerta de un monasterio y rogó al abad que lo recibiera como religioso penitente, que sería el servidor de todos las demás.

 

“El abad le dio una celda apartada, en la cual vivió el resto de su vida.

 

Tres ejercicios le ocupaban todo su tiempo: la oración, los trabajos más duros y penitencias extraordinarias.

 

Los ayunos más rigurosos eran poco para él; además, en invierno se le veía sumergirse en agua helada y permanecer allí durante horas y horas en oración, hasta haber recitado todos los salmos del Salterio de David.

 

“La vida mortificada de Drithelm, sus ojos siempre abatidos, los rasgos mismos de su rostro, mostraban un alma abatida por el temor a los juicios de Dios. Guardaba un silencio permanente, pero se le instó a contar, para la edificación de los demás, lo que Dios le había mostrado después de su muerte.

 

Este es relato de su visión.

 

“Al salir de mi cuerpo, fui recibido por una figura benévola que me tomó bajo su guía: tenía un rostro radiante y parecía estar rodeado de luz.

 

Llegamos a un amplio, profundo y extenso valle, que estaba cubierto de fuego en un lado, y de nieve y hielo en el otro; de este lado brasas y torbellinos de llamas, del otro el frío más intenso y ráfagas de viento helado.

 

Este misterioso valle estaba lleno de un sinnúmero de almas, las cuales, agitadas como por una furiosa tormenta, se transportaban incesantemente de un lado a otro.

 

Cuando no podían soportar los rigores del fuego, buscaban refrescarse en medio del hielo y la nieve; pero no al encontrar allí sino un nuevo tormento, se lanzaban de nuevo a las llamas.

 

“Miraba con asombro estas vicisitudes permanentes llenas de horribles tormentos; hasta donde mi vista podía alcanzar, solo veía multitudes de almas, las cuales siempre estaban sufriendo y nunca descansaban.

 

El solo aspecto de esas almas inspiraba miedo. Al principio creí ver el infierno; pero mi guía, que iba adelante, se volvió hacia mí y me dijo: "No, este no es el infierno de los réprobos como usted cree".

 

“¿Sabe qué es este lugar?”, me preguntó, “No", respondí. Sabed -continuó- que este valle, donde se ve tanto fuego y hielo, es el lugar donde se castiga a las almas que durante su vida fueron negligentes en confesarse y que aplazaron su conversión hasta el final.

 

Gracias a una misericordia especial de Dios, antes de morir tuvieron la dicha de arrepentirse sinceramente, confesar y odiar sus pecados.

 

Es por ello que no son reprobadas y entrarán en el reino de los cielos en el gran día del juicio.

 

Muchas de ellas incluso obtienen su liberación antes de ese día, por el mérito de las oraciones, las limosnas y los ayunos que los vivos hacen en su favor, y especialmente por la virtud del Santo Sacrificio de la misas, que se ofrecen por el alivio de sus almas”.

 

Tal fue el relato de Drithelm.

 

Cuando se le preguntó por qué trataba su cuerpo tan duramente, por qué se sumergía en el agua helada, respondió que había visto otros tormentos y frío mucho más severos.

 

Ante la sorpresa de que pudiese someterse a tan extrañas flagelos él decía, “He visto penitencias que de otra manera serían sorprendentes”.

 

Así que hasta el día en que Dios lo llamó a Su presencia, nunca dejó de afligir su cuerpo; y aunque estaba destrozado por la vejez, no aceptó ningún apaciguamiento a sus flagelos.

 

“Este acontecimiento produjo una profunda conmoción en Inglaterra: muchos pecadores, conmovidos por los relatos de Drithelm y por la austeridad de su vida, se convirtieron sinceramente.

 

“Estos hechos, añade Belarmino, me parecen de una veracidad indiscutible, además de que concuerdan con las palabras de la Escritura: Pasarán del frío de la nieve al calor abrasador del fuego

 

El Venerable Beda lo relata como un acontecimiento reciente y de pleno conocimiento.

   

Además, fue seguido por la conversión de un gran número de pecadores, lo cual es un signo de las obras de Dios, quien está acostumbrado a hacer maravillas para producir fruto en las almas.





Ir al capítulo anterior





Ir al capítulo siguiente



Regresar al índice de capítulos del libro sobre el Purgatorio




Regresar a Ayudas para mi Conversión




 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...