Sexto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Te comparto la reflexión correspondiente al Sexto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.

 



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2015, corresponde al Domingo 15 de Febrero.

 

 

 

Levítico 13,1-2.44-46

El leproso tendrá su morada fuera del campamento

 

El Señor dijo a Moisés y a Aarón: "Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel, y se le produzca la lepra, será llevado ante Aarón, el sacerdote, o cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un hombre con lepra: es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de lepra en la cabeza. El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: "¡Impuro, impuro!" Mientras le dure la afección, seguirá impuro; vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento."

 




1 Corintios 10,31-11,1

Seguid mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo

 

Hermanos: Cuando comáis o bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios. No deis motivo de escándalo a los judíos, ni a los griegos, ni a la Iglesia de Dios, como yo; por mi parte, procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de la mayoría, para que se salven. Seguid mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo.

 

 

 



Marcos 1,40-45

La lepra se le quitó, y quedó limpio

 

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: "Si quieres, puedes limpiarme." Sintiendo compasión, extendió la mano y lo tocó, diciendo: "Quiero: queda limpio." La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: "No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés." Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

 

 

Te comparto algunas reflexiones acerca de las lecturas anteriores:

 

Nos parecerá hoy muy dura esta medida: el leproso tendrá que salir del campamento. Del mismo modo que sucede en la primera lectura, también en el relato del Evangelio el leproso tendrá que vivir fuera de la ciudad. Tal medida – difícil de tomar y dolorosa – se asumía para proteger a la comunidad del contagio de esta terrible enfermedad, para la cual no había cura. Recordemos que sólo hasta hace poco la medicina logró esto. Había que proteger el TODO (la familia, el clan, la comunidad) aunque fuera sacrificando la PARTE (la persona). Es importante trasladarnos mentalmente a aquella época lejana para comprender mejor. Lo más complejo de esta situación es el conjunto de asociaciones que se hacen:

 

  • Se asocia enfermedad con pecado: si alguien está enfermo es porque el mal lo habita, ha pecado y – seguramente – Dios lo ha castigado. ¿Qué concepto de Dios aparece a la base de esta creencia? 

 

  • El pecador representa un peligro y debe ser excluido (no hay que entrar en contacto con él. “No te metas con él”… Pero Jesús dirá “quien no tenga pecado que tire la primera piedra”. En esa lógica excluyente la persona y su situación se funden y se con-funden. No se distingue entre situación de pecado y persona afectada por el pecado. Así las cosas, la exclusión se hace inevitable. Pero recordemos, la persona no es lo que ha hecho. Si la reducimos a eso no le estamos dando la posibilidad de cambiar, de superarse.  

 

  • La exclusión supone la ruptura de lazos, la imposibilidad de participar en la vida familiar, social y religiosa.

 

Esta misma mentalidad estaba presente – muchísimos siglos después- en la época de Jesús. Por eso es absolutamente sorprendente la actitud y la praxis de Jesús en su tiempo:

 

  • Él sabe lo que todos piensan de la lepra, pero sabe que es una situación en que está la persona y no la persona misma.

 

  • Permite que el leproso se acerque: no lo rechaza, no lo excluye, no lo discrimina inmediatamente como peligroso. Lo acoge, comprende su situación, lo ama. 

 

  • Se interesa por rescatar a la persona, por devolverle las condiciones de una vida digna.

 

  • Se preocupa no sólo por el problema de la piel, sino por la restauración de los lazos. Los lazos son claves en la vida de una persona. Nos construimos y nos constituimos a través de lazos. Si estos se rompen quedamos reducidos, recortados, presos… aún más enfermos. Restaurar lazos… es muy importante.

 

Entendemos, ahora, desde esta perspectiva, que la curación del leproso en la Biblia no es simplemente un pase mágico de “ABRAKADABRA” para resolverle a una persona un problema de piel. En este caso, se trata de la reconstrucción de todo el ser humano: de su dimensión física, pero sobre todo de su dimensión relacional y de sus posibilidades de participación, de ser-con-los-otros, de convivir. El ser humano no se hizo para estar solo… se hizo para convivir, para encontrarse con otros, para establecer lazos, pues en ellos se crea significado, sentido, gusto por la existencia.  ¿No es, acaso, la convivencia uno de nuestros mayores retos y deseos, pero también uno de nuestros mayores problemas? ¿No tenemos permanentemente el riesgo de volvernos excluyentes?

 

Vivir la experiencia del verdadero amor… de un amor que respeta, acoge, reconoce, rescata, libera, restaura. ¿Es posible? Sí. Lo vivió el hombre que sufría de lepra y su vida cambió. ¿Cómo no contar? ¿Cómo no hablar de ello? El hombre curado se transforma en testigo, en anunciador, en evangelizador desde el evangelio (Buena Noticia) que lo tocó a él. Esta es la invitación que se nos hace.

 

Hay que destacar la actitud del leproso, que se arriesga a romper una norma y a aprovechar la posibilidad de su curación, de su salvación, de su restauración. Las normas son muy importantes, pero no olvidemos que se hizo la norma para el ser humano y no el ser humano para la norma.  Algunas veces es no sólo importante sino necesario romperla, especialmente si hay un bien mayor, un valor superior en juego. Es un acto de valor, de riesgo y, sobre todo, de confianza en Jesús y en que un cambio radical es posible. Jesús nos enseña que la religión no debe estar contra la vida, sino en función de ella, es decir, a su servicio.

 

Jesús envía al hombre curado a encontrarse con el sacerdote para lograr la re-inclusión en la comunidad. El sacerdote es un mediador de re-inclusión. ¿Cuáles son las mediaciones incluyentes que hay en nuestra sociedad? ¿Son realmente eficientes y eficaces? Los tiempos han cambiado, los contextos son otros, la mentalidad es diferente, pero tanto el problema (exclusión) como la necesidad de soluciones (formas de re-inclusión) son actuales. El problema no es sólo individual. Es profundamente social y cultural.

  

El texto de la carta a los Corintios viene en apoyo de esta nueva perspectiva recordándonos que – en cuanto creyentes- lo fundamental está en la calidad de nuestra relación con Dios y en la búsqueda de su gloria. Pablo nos invita a llevar una vida íntegra, capaz de ser inspiradora. Nos avisa del peligro de escandalizar (¡cuántas formas hay de hacerlo!). Y nos invita a buscar el bien de los demás. Unas orientaciones formuladas en un lenguaje sencillo, pero que contienen lo fundamental de la comprensión cristiana de la vida y que nos interrogan sobre nuestra manera de vivir.

 

 

Por último te planteo algunas preguntas para motivar la reflexión:

    

1)     ¿Qué aspectos de mi vida han quedado por fuera de mi preocupación?

 

2)     ¿Qué formas de exclusión identifico en mi sociedad?

 

3)     ¿Son mis actitudes cotidianas incluyentes o excluyentes?

 

4)     ¿Existen estructuras y leyes generadoras de exclusión actualmente?

 

 


Terminemos nuestra reflexión orando con el…

 


Salmo 31

R. Oh Dios, Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación.

 

Dichoso el que está absuelto de su culpa, / a quien le han sepultado su pecado; / dichoso el hombre a quien el Señor / no le apunta el delito. R.

 

Había pecado, lo reconocí, / no te encubrí mi delito; / propuse: "Confesaré al Señor mi culpa" / y tú perdonaste mi culpa y mi pecado. R.

 

Alegraos, justos, y gozad con el Señor; / aclamadlo, los de corazón sincero. R.

 

 




¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Sexto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B'



Regresar desde el 'Sexto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...