Segundo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019

Te comparto la reflexión correspondiente al Segundo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2019, corresponde al Domingo 20 de Enero.



La salvación de Dios, la cercanía de Dios, LA ALEGRÍA, los dones de Dios, la unidad son los temas centrales de la liturgia de este día.


La madre de Jesús le dijo: no les queda vino. Jesús le contestó: Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora. Su madre dijo a los sirvientes: haced lo que Él digaLa madre de Jesús le dijo: no les queda vino. Jesús le contestó: Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora. Su madre dijo a los sirvientes: haced lo que Él diga



Veamos las lecturas


Isaías 62, 1-5

La alegría que encuentra el esposo con su esposa

 

Por amor de Sión no callaré, por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que rompa la aurora de su justicia, y su salvación llamee como antorcha. Los pueblos verán tu justicia, y los reyes tu gloria; te pondrán un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor. Serás corona fúlgida en la mano del Señor y diadema real en la palma de tu Dios. Ya no te llamarán "Abandonada", ni a tu tierra "Devastada"; a ti te llamarán "Mi favorita", y a tu tierra "Desposada", porque el Señor te prefiere a ti, y tu tierra tendrá marido. Como un joven se casa con su novia, así te desposa el que te construyó; la alegría que encuentra el marido con su esposa, la encontrará tu Dios contigo.


I Corintios 12, 4-11

El mismo y único Espíritu reparte a cada uno como a Él le parece

 

Hermanos: Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Y así uno recibe del Espíritu el hablar con sabiduría; otro, el hablar con inteligencia, según el mismo Espíritu. Hay quien, por el mismo Espíritu, recibe el don de la fe; y otro, por el mismo Espíritu, don de curar. A éste le han concedido hacer milagros; a aquél, profetizar. A otro, distinguir los buenos y malos espíritus. A uno, la diversidad de lenguas; a otro, el don de interpretarlas. El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como a Él le parece.


Juan 2, 1-11

En Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos

 

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: "No les queda vino." Jesús le contestó: "Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora." Su madre dijo a los sirvientes: "Haced lo que Él diga." Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dijo: "Llenad las tinajas de agua." Y las llenaron hasta arriba. Entonces les mandó: "Sacad ahora y llevádselo al mayordomo." Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo: "Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora." Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la fe de sus discípulos en Él.

 

 

Algunas reflexiones

 

La vida de Jesús se desarrolló dentro de la ‘normalidad’ propia del ambiente cultural y religioso de su pueblo. Jesús vive su experiencia de unión con Dios desde una vida profundamente humana y dentro las condiciones propias de su cotidianidad. Vivir nuestra cotidianidad en unión con Dios es lo que se nos propone.   Se trata de caminar de la mano de Dios y permitir que Dios nos acompañe en todos los proyectos y meandros que constituyen nuestra vida.

 

Hoy se nos habla de una fiesta (unas bodas), de una comida, de un banquete festivo. Notemos que el evangelio de Juan comienza y termina por un banquete (comienza con el banquete de las bodas de Caná y se cierra con el banquete de despedida de la última Cena).

 

No es coincidencia, es una delicada elaboración teológica: el banquete es símbolo del deseo de compartir, de la igualdad, de la alegría, de la abundancia, de la cercanía. Por eso, en la Biblia, el banquete es un signo mesiánico; un signo de lo que Dios quiere para todos y de lo que la humanidad está llamada a construir: una humanidad unida, fraterna, solidaria, en la que la unión con Dios sea el fundamento. El Banquete es un signo que anuncia la llegada del Reino Dios.

 

Hay distintas clases de vino. Vinos de distinta ‘calidad’. En la Biblia, el vino es el símbolo de la alegría. A esta realidad tan común (el vino) se le dio una significación teológica: el vino simboliza la alegría que viene de Dios, la alegría que brota de estar en Él y con Él.

 

En la boda, había otro tipo de alegría… un primer vino (que se acabó). Faltaba (el vino bueno) aquella alegría que Dios da, aquella alegría que no se acaba y que Jesús vino a traer, la alegría que sólo Él da. Y la da abundantemente (6 tinajas, alrededor de 100 litros). Se trata de un don, no de algo que se pueda comprar en el comercio: alegría de Dios, alegría que Dios da, alegría de sentirse amado por Dios y de amar a la manera de Dios.

 

Así, el evangelio es una invitación a ‘beber’ de la cercanía de Dios, del amor de Dios. Tal vez este es el gran vacío que tiene la humanidad (vacío de Dios…las tinajas están vacías… las tinajas somos nosotros, la humanidad).  

 

Recordemos que las tinajas, en ese contexto, están destinadas a contener el agua de la purificación ritual de los creyentes judíos. Pero están secas.  Las tinajas simbolizan – en el relato – el modelo religioso existente: una religión que se secó, que está vacía, que ya no dice nada, que no transforma en profundidad… porque le falta lo esencial: la experiencia del Dios amor, la experiencia de la misericordia.

 

Las tinajas no son llenadas con agua, sino con vino. Lo que está en juego es una transformación radical del modelo religioso o, mejor, de la manera de vivir la relación con Dios, pues de ella depende la manera de vivir la relación con los demás. Si nuestra relación con Dios se reduce a simples ritos, a normas sin sentido, a prácticas e ideas (doctrinas) que conducen a clasificaciones absurdas, entonces la experiencia religiosa se seca y se transforma en estorbo, en obstáculo para lo esencial: la vivencia de la misericordia.

 

Una religión que no enseñe a amar, que no nos ayuda a trascender y que no nos haga más humanos no tiene cabida. ¿Cuál es el aporte de las religiones al mundo?

 

  • ¿Deseo participar en la fiesta de la abundante alegría de Dios?

 

  • ¿Estoy dispuesto a cambiar – en mí – las secas tinajas que estorban, para dejarme inundar por la abundante presencia de Dios?

 

  • ¿Me esfuerzo por vivir, en lo ordinario de mi cotidianidad, la extraordinaria experiencia de la unión con Dios?

 

  • ¿Soy capaz de comunicar a otros la alegría que Dios me da?

 

  • ¿Cuáles son las señales de Dios para nosotros hoy? ¿En qué lugares «se convierte el agua en vino» hoy?

 

  • Y ¿qué decir del papel de María en esta gran fiesta de la vida?

 

  • ¿Qué uso estoy haciendo de los ‘dones de Dios’ para que el mundo sea mejor?

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…



Salmo 95

Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

 

Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor, toda la tierra; cantad al Señor, bendecid su nombre. R.

 

Proclamad día tras día su victoria, contad a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones. R.

 

Familias de los pueblos, aclamad al Señor, aclamad la gloria y el poder del Señor, aclamad la gloria del nombre del Señor. R.

 

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado, tiemble en su presencia la tierra toda. Decid a los pueblos: "El Señor es rey, Él gobierna a los pueblos rectamente." R.

 

 

¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Segundo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019'



Regresar desde el 'Segundo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'



































































































































































































































































 

 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...