Segundo Domingo de Cuaresma Ciclo C 2019

Te comparto la reflexión correspondiente al Segundo Domingo de Cuaresma Ciclo C 2019, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2019, corresponde al Domingo 17 de Marzo.




Para este segundo domingo del tiempo de Cuaresma tenemos algunos temas dominantes: las promesas de Dios, la alianza con Dios, los signos que Dios da, la obediencia debida a Dios.



Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: este es mi Hijo, el escogido, escuchadleTodavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: este es mi Hijo, el escogido, escuchadle




Génesis 15, 5-12. 17-18

Dios hace alianza con Abrahán, el creyente

 

En aquellos días, Dios sacó afuera a Abrán y le dijo: "Mira al cielo; cuenta las estrellas, si puedes." Y añadió: "Así será tu descendencia."Abrán creyó al Señor, y se le contó en su haber. El Señor le dijo: "Yo soy el Señor, que te sacó de Ur de los Caldeos, para darte en posesión esta tierra." Él replicó: "Señor Dios, ¿cómo sabré yo que voy a poseerla?" Respondió el Señor: "Tráeme una ternera de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón." Abrán los trajo y los cortó por el medio, colocando cada mitad frente a la otra, pero no descuartizó las aves. Los buitres bajaban a los cadáveres, y Abrán los espantaba. Cuando iba a ponerse el sol, un sueño profundo invadió a Abrán, y un terror intenso y oscuro cayó sobre él. El sol se puso, y vino la oscuridad; una humareda de horno y una antorcha ardiendo pasaban entre los miembros descuartizados. Aquel día el Señor hizo alianza con Abrán en estos términos: "A tus descendientes les daré esta tierra, desde el río de Egipto al Gran Río Éufrates."



Filipenses 3, 20-4, 1

Cristo nos transformará, según el modelo de su cuerpo glorioso

 

Hermanos: Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso, con esa energía que posee para sometérselo todo. Así, pues, hermanos míos queridos y añorados, mi alegría y mi corona, manteneos así, en el Señor, queridos.



Lucas 9, 28b-36

Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió

 

En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos. De repente, dos hombres conversaban con Él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros se caían de sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con Él. Mientras estos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: "Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías." No sabía lo que decía. Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: "Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle." Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto.

 

 

Algunas reflexiones

 

La narración bíblica está jalonada por las promesas que Dios le hace al ser humano. El capítulo 15 del libro del Génesis está construido sobre la base de dos promesas que Dios hace al anciano Abraham: te daré descendencia y te daré una tierra. Tierra y descendencia eran las bendiciones más anheladas por la gente de aquella época. Sin ellas no había forma, según la lógica cultural de la época, de hacer historia, de perpetuar el propio nombre.

 

La historia de la composición de este texto (y del libro de Génesis en su totalidad) es bastante compleja. Pero, para lo que nos interesa en nuestra meditación podemos retener varias cosas.   

 

  • ¿Conocemos las promesas de Dios contenidas en la Biblia?

 

  • ¿Nos hemos fijado en el tipo de objeciones que los seres humanos esgrimimos ante los proyectos que Dios nos propone?

 

  • ¿Tenemos la suficiente sensibilidad espiritual para captar e interpretar los signos que Dios nos da?

 

  • ¿Abraham (y muchos otros personajes de la Biblia) nos han servido para alimentar nuestra capacidad de escucha y obediencia a Dios?

 

  • ¿Hemos reflexionado suficiente y adecuadamente sobre el tipo de alianza que Dios quiere hacer con nosotros?

 

De hecho, el tema central del texto propuesto en la primera lectura es la ALIANZA. Alianzas hay muchas y para muchas cosas. Pero hacer alianza con Dios es algo especial… más aún, en la Biblia las cosas son mucho más atípicas, pues es Dios el que busca a la humanidad para hacer alianza con ella. No es una alianza entre iguales; más que una alianza es un don, un testamento.

 

Para el pueblo de Israel esta Alianza que Dios sella con el anciano Abraham es, según su tradición, el comienzo de su historia como pueblo.  A partir de esta Alianza se comenzaría a formar –según nos narran las tradiciones judías- el pueblo de Israel. Y de esta Alianza surgió no solo el pueblo de Israel, sino el cristianismo (no olvidemos que Jesús de Nazaret fue judío) y la misma Iglesia.

 

El tema de la alianza que Dios quiere hacer atraviesa toda la Biblia:

 

  • Aparece varias veces en el libro del Génesis, siempre en relación con Abram a quien se le cambia el nombre por Abraham.

 

  • Volvemos a encontrar el tema de la alianza en el libro del Éxodo (24,8): cuando el pueblo que se ha ido formando alrededor de la figura de Moisés, este es asperjado con sangre ritual para expresar que se encuentra en alianza con Dios. Además, en el mismo libro se le advierte a este pueblo de no hacer alianza con otros pueblos ni con otros dioses.

 

  • Todo el libro del Deuteronomio no hace sino recordar la alianza que Dios quiso sellar con el pueblo de Israel y de la importancia de guardar los mandamientos que son don de Dios y sabiduría para todo el pueblo.

 

  • En el 1er. libro de los reyes hay un reproche que se hace al pueblo de Israel: ha abandonado la alianza que Dios había hecho con Él, ha maltratado y asesinado a los profetas de Dios (1 Re 19,10).

 

  • En el 2º libro de los Reyes, encontramos una renovación de la alianza. El pueblo parece haber entrado en razón y vuelve a Dios (II Re 23,3).

 

  • Los libros de Esdras y Nehemías (que hablan de la reconstrucción del pueblo de Israel, después del destierro en Babilonia)   insisten en que la restauración del país es posible como signo de la bondad de Dios que renueva la alianza sellada, en tiempos antiguos, con Moisés (Neh 9,38).

 

  • Los salmos vuelven repetidamente sobre la experiencia de estar en alianza con Dios y recuerdan que solo a quienes le ‘temen’ (es decir, aquellos que lo aman y respetan) descubrirán y gozarán de los secretos de su alianza (Sal 25,14). Además, recuerdan al creyente que es él quien se olvida de Dios y de su alianza, pues Dios se acuerda de su alianza perpetuamente (Sal 105,8)

 

  • El profeta Isaías recuerda al pueblo que Dios ha hecho alianza con él, pero no para que se encierre sobre sí mismo, sino para que sea ‘luz de las naciones’ (Is 42, 6). El mismo profeta, anuncia al pueblo que Dios renovará su alianza, ya que le pueblo ha profanado su nombre, pero esta vez transformará sus corazones de piedra en corazones de carne y en esos nuevos corazones grabará su ley (Ez 36, 22-28)

 

  • Todo el conjunto de libros del Antiguo Testamento es asumido por los creyentes cristianos como una compleja y paciente preparación de la Nueva Alianza que Dios quiere sellar con toda la humanidad en la persona de Jesús. Así las cosas, el Nuevo Testamento recoge el mensaje de esperanza del Antiguo Testamento en la plenitud de los tiempos. La finalidad de la elección de Israel- ser instrumento de bendición para todos los pueblos de la tierra-, se ve cumplida en el Salvador Jesús, que ha surgido de este pueblo elegido. Cristo representa a todo el pueblo de Israel pues Él es el Elegido de Dios para traer la salvación a toda la humanidad. En el Nuevo Testamento se nos enseña que las promesas se han cumplido en y por Cristo. El Reino de Dios ha venido con y en Cristo. Jesucristo instaura una nueva manera de vivir la alianza con Dios. 

       

Por su parte, la carta de Pablo a los Filipenses es una llamado a vivir de manera auténtica la experiencia da salvación en la persona de Jesucristo. Varios puntos del texto propuesto merecen ser meditados:

 

  • El carácter de peregrino de todo ser humano (y, por supuesto, del creyente cristiano): no somos ciudadanos de aquí, sino del cielo.

 

  • La transformación prometida al creyente cristiano: la resurrección hace posible que la muerte no sea el acabamiento definitivo y que tengamos acceso a un nuevo y definitivo modo de existencia: Cristo transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso.

 

  • La necesidad de perseverar hasta el final, en el seguimiento de Cristo, sin desanimar. Manteneos así…(dice san Pablo).

 

Y, para completar la propuesta de este segundo domingo de Cuaresma, la liturgia nos invita a meditar el texto de la Transfiguración aportado por el evangelista Lucas. Allí se nos propone una serie de elementos claves:

 

  • Aceptar la invitación de Jesús a su seguimiento.

 

  • Aprender a orar con Jesús.

 

  • Descubrir la indisoluble relación entre oración y transformación.

 

  • Descubrir a Jesús como aquel que realiza, lleva a plenitud y sintetiza la experiencia salvífica narrada en el Antiguo Testamento (por eso Moisés y Elías, que simbolizan la totalidad del Antiguo Testamento, aparecen y hablan con Jesús). En Jesús se da el cumplimiento de las promesas de Dios contenidas en la extensa historia narrada en el Antiguo Testamento.

 

  • La superación de la angustia de la muerte mediante la gran promesa de la resurrección.

 

  • La acogida y aceptación de Jesús como Hijo de Dios (por eso el texto llega a su punto clave con esta presentación-exhortación que Dios mismo hace:   Una voz desde la nube decía: "Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle. La cita “este es mi hijo” remite al Sal 2 que en v.6 dice que “ha instalado a su rey en Sión, su monte santo”.

 

  • Comprender que la cruz y a resurrección van unidas. Pero hay que entender adecuadamente las dos. No confundir cruz con masoquismo ni resurrección con revivificación de un cadáver. La resurrección da un nuevo sentido a esta vida con sus luchas, problemas, dificultades, sufrimientos, alegrías, logros…

 

La Transfiguración es decirnos "esto es lo que les espera”; es decirnos que "dar la vida vale la pena". Todo proceso de conversión y cambio tiene sentido porque tenemos una roca firme, tenemos uno que no cambia, y garantiza nuestra vida fecunda, un "resucitado que es el crucificado" (J. Sobrino).

 

 

Terminemos nuestra reflexión morando con el…

 

 

Salmo 27

El Señor es mi luz y mi salvación.

 

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? R.

 

Escúchame, Señor, que te llamo; ten piedad, respóndeme. Oigo en mi corazón: "Buscad mi rostro." R.

 

Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro. No rechaces con ira a tu siervo, que tú eres mi auxilio. R.

 

Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida. Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor. R.

 


¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Segundo Domingo de Cuaresma Ciclo C 2019'



Regresar desde el 'Segundo Domingo de Cuaresma Ciclo C 2019' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'


























































































































































































































































































 

 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...