En Defensa de la Fe


Formas de evitar el Purgatorio - La caridad - La beata Margarita María y las almas que sufren - La novicia y su padre - Un alma que había sufrido sin quejarse

“A través esta revelación, Dios ha querido mostrarnos una vez más que la caridad compensa la multitud de pecados y nos hará obtener indulgencia en el Día de la Justicia”.






A través esta revelación, Dios ha querido mostrarnos una vez más que la caridad compensa la multitud de pecados y nos hará obtener indulgencia en el Día de la Justicia“A través esta revelación, Dios ha querido mostrarnos una vez más que la caridad compensa la multitud de pecados y nos hará obtener indulgencia en el Día de la Justicia”.





SEGUNDA PARTE



Capítulo 61 - Formas de evitar el Purgatorio - La caridad - La beata Margarita y las almas que sufren - La novicia y su padre - Un alma que había sufrido sin quejarse

Entre las revelaciones que el Salvador hizo a la Beata Margarita María sobre el Purgatorio, hay una que da a conocer los castigos particularmente severos, infligidos por la falta de caridad.

 

“Un día -dice Monseñor Languet- Nuestro Señor mostró a su Sierva un número de almas sufrientes que estaban privadas de la ayuda de la Santísima Virgen, de los Santos, e incluso de la visita de sus ángeles custodios: era -dijo el Divino Maestro- el castigo por su falta de unión con sus superiores y por ciertos malentendidos”.

 

Muchas de estas almas estaban destinadas a permanecer durante bastante tiempo en medio de horribles llamas.

 

La Beata reconoció también a muchas almas que habían vivido en órdenes religiosas y que por su falta de unión y caridad hacia sus Hermanos, se vieron privadas de sus sufragios y no recibieron ninguna ayuda de parte de ellos.

 

Si es cierto que el Señor castiga severamente a las almas que han olvidado la caridad, Él será inefablemente misericordioso con las que han practicado esta virtud de Su Sacratísimo Corazón.

 

“Sobre todo -nos dice por boca de su Apóstol San Pedro-, tened caridad perseverante los unos con los otros, porque la caridad cubre la multitud de pecados”.

 

Escuchemos de nuevo a Monseñor Languet en la “Vida de la Beata Margarita María”: "Es la Madre Greffier quien, en la memoria que escribió sobre la Beata después de su muerte, atestigua el siguiente hecho.  No puedo omitirlo por las circunstancias particulares que confirmaron la verdad de la revelación hecha a la sierva de Dios.

 

El padre de una de las novicias había fallecido recientemente. Su alma fue recomendada a las oraciones de la comunidad.  La caridad de la Hermana Margarita, entonces maestra de novicias, la animó a rezar más particularmente por dicha alma”.

 

La novicia regresó unos días después a encomendar el alma de su padre a las oraciones de la Hermana.  “Hija mía –le respondió su santa maestra-, descansa tranquila. Tu padre se encuentra en un estado tal que puede orar por nosotras sin necesitar de nuestras oraciones”.

 

Y añadió: "Pregúntale a tu madre qué acción generosa hizo su marido antes de morir. Tal acción hizo que el Juicio de Dios le fuera favorable”.

 

La acción de la que hablaba la sierva de Dios era desconocida para la novicia. Nadie en Paray conocía las circunstancias de una muerte que había ocurrido lejos de ese pueblo.  La novicia no vio a su madre sino hasta bastante tiempo después, el día de su profesión.

 

Ese día le preguntó a su madre cuál había sido el acto de generosidad cristiana que su padre había realizado antes de morir. Su madre le respondió: "Cuando le trajeron el santo Viático, el carnicero del pueblo se unió a los que acompañaban al Santísimo Sacramento, y se hizo en un rincón de la habitación.  Tu padre lo vio, lo llamó por su nombre, le dijo que se acercara, y estrechando su mano amistosamente, con una humildad poco común entre las personas adineradas, le pidió perdón por unas duras palabras que le había dicho tiempo atrás. Tu padre quiso que todos fueran testigos del acto de reparación que había hecho con el carnicero”.

 

La Hermana Margarita se había enterado tan solo a través de Dios de lo que había sucedido en aquella ocasión, y la novicia pudo confirmar a través de su madre, la consoladora verdad acerca del feliz estado de su padre.

 

Añadamos que a través esta revelación, Dios ha querido mostrarnos una vez más que la caridad compensa la multitud de pecados y nos hará obtener indulgencia en el Día de la Justicia.

 

La Beata Margarita recibió otra comunicación del Divino Maestro acerca de la caridad. Le mostró el alma de una difunta cuya expiación debía ser poco severa; y le dijo que, entre todas las obras buenas que esta persona había hecho, había tenido especial consideración por ciertas humillaciones que había sufrido en el mundo, porque las había padecido con espíritu de caridad, no solo sin quejarse, sino incluso sin hablar de ellas.

 

El Divino Maestro añadió que, como recompensa, había sido suave y favorable con ella en su juicio.






Ir al capítulo anterior



Ir al capítulo siguiente




Regresar al índice de capítulos del libro sobre el Purgatorio




Regresar a Ayudas para mi Conversión





 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...