En Defensa de la Fe


Razones para ayudar a las almas del Purgatorio – Lo sublime de esta obra - Controversia entre el hermano Benito y el hermano Bertrand

Las almas del Purgatorio ya no pueden hacer nada para evitar su estado. El tiempo de la oración, la confesión y las buenas obras ya pasó para ellas; solo nosotros podemos aliviarlas.

 

Estas almas lloran y detestan sus faltas pasadas; están en gracia de Dios y son amigas de Dios, mientras que por el contrario, los pecadores son rebeldes y  enemigos del Señor. Estos tienen a su disposición todos los medios de salvación: pueden y deben evitar el peligro de condenación que les amenaza.






Las almas del Purgatorio ya no pueden hacer nada para evitar su estado. El tiempo de la oración, la confesión y las buenas obras ya pasó para ellas; solo nosotros podemos aliviarlas.Las almas del Purgatorio ya no pueden hacer nada para evitar su estado. El tiempo de la oración, la confesión y las buenas obras ya pasó para ellas; solo nosotros podemos aliviarlas. Estas almas lloran y detestan sus faltas pasadas; están en gracia de Dios y son amigas de Dios, mientras que por el contrario, los pecadores son rebeldes y enemigos del Señor. Estos tienen a su disposición todos los medios de salvación: pueden y deben evitar el peligro de condenación que les amenaza.




SEGUNDA PARTE



Capítulo 35 - Razones para ayudar a las almas – Lo sublime de esta obra - Controversia entre el hermano Benito y el hermano Bertrand

Cuando elevamos a tan alto nivel el mérito de la oración por los difuntos, no pretendemos en modo alguno concluir que todas las demás obras deban dejarse a un lado. Todas las obras buenas deben realizarse en su momento y lugar, según las circunstancias; nuestro único objetivo es dar una idea justa de la misericordia por los difuntos y hacer amar su práctica.

 

Además, las obras de misericordia espirituales, que buscan salvar las almas, son todas igualmente excelentes; y solo en ciertos aspectos, la asistencia a los difuntos puede colocarse por encima de las obras derivadas del celo por la conversión de los pecadores vivos.

 

Consta en las Crónicas de los Frailes Predicadores (Cf. Rossign. Maravilla 1), que surgió una viva controversia entre dos religiosos de esa Orden, el Hermano Benito y el Hermano Bertrand, acerca del tema de los sufragios por los difuntos.

 

Aquí está la situación. El Hermano Bertrand celebraba a menudo la Santa Misa por los pecadores, y hacía continuas oraciones por su conversión, combinadas con rigurosas penitencias; pero rara vez se le veía celebrar de negro por los difuntos.

 

El hermano Benito, quien tenía una gran devoción por las almas del Purgatorio, habiendo notado su conducta, le preguntó por qué lo hacía. “Porque las almas del Purgatorio tienen asegurada su salvación –respondió el otro-, mientras que los pecadores están continuamente expuestos a caer en el Infierno. ¿Qué estado más triste que el de un alma en pecado mortal? Está en enemistad con Dios y atrapado en las cadenas del demonio, suspendido sobre el abismo del Infierno por el frágil hilo de la vida, el cual puede romperse en cualquier momento.

 

El pecador camina por el camino de la perdición: si sigue avanzando, caerá en el Abismo Eterno. Por lo tanto, es necesario acudir en su ayuda, para preservarlo de esta suprema desgracia, buscando su conversión. Además, ¿no fue para salvar a los pecadores que el Hijo de Dios vino a la tierra y murió en la Cruz?

 

San Dionisio también asegura que lo más divino entre las cosas divinas es trabajar con Dios para salvar a los pecadores.

 

- En cuanto a las almas del Purgatorio, ya no es necesario trabajar por su salvación, puesto que su salvación eterna está asegurada. Sufren, es cierto; están sometidas a grandes tormentos, pero no tienen nada que temer en relación con el Infierno y, además, sus sufrimientos cesarán. Las deudas que han contraído se pagan día tras día, y pronto gozarán de la Luz Eterna. Mientras tanto, los pecadores están continuamente amenazados con la condenación, la desgracia suprema, la más espantosa que puede sobrevenir a una criatura humana”.

 

 - “Todo lo que acabas de decir es cierto -respondió el hermano Benito-, pero ¿no hay que hacer otra consideración? Si los pecadores son esclavos de Satanás, es porque quieren serlo; sus cadenas son voluntarias, depende de ellos mismos el romperlas. Mientras tanto, las pobres almas del Purgatorio solo pueden gemir e implorar la ayuda de los vivos.

 

Es imposible que rompan los grilletes que los mantienen encadenados en las llamas expiatorias. - Suponed que os encontráis con dos pobres que os piden limosna: uno de ellos está tullido y lisiado en todos sus miembros, absolutamente incapaz de hacer nada para ganarse la vida; el otro, por el contrario, aunque está en grandes apuros, es joven y vigoroso. Ambos piden tu caridad: ¿a cuál de ellos crees que debes dar la mejor parte de tu limosna?"

 

- "Al que no puede trabajar", respondió el hermano Bertrand.

 

- "Pues bien, Padre -continuó Benito-, las almas del Purgatorio están en esta situación: ya no pueden hacer nada para evitar su estado. El tiempo de la oración, la confesión y las buenas obras ya pasó para ellas; solo nosotros podemos aliviarlas.

 

Es cierto, por otra parte, que sufren por sus faltas pasadas, pero estas faltas las lloran y las detestan; están en gracia de Dios y son amigas de Dios, mientras que los pecadores son rebeldes y  enemigos del Señor.

 

Ciertamente debemos rezar por su conversión, pero sin perjuicio de lo que debemos hacer por las almas que sufren, almas tan queridas por el Corazón de Jesús. Compadezcámonos de los pecadores, pero no olvidemos que tienen a su disposición todos los medios de salvación: pueden y deben evitar el peligro de condenación que les amenaza.

 

¿No os parece que las almas que sufren están más necesitadas y merecen la mejor parte de nuestra caridad?"

 

A pesar de la fuerza de estas razones, el hermano Bertrand persistió en su idea inicial y reiteró que la obra capital era salvar a los pecadores. Entonces, Dios permitió que la noche siguiente un alma del Purgatorio le hiciera experimentar durante algún tiempo los dolores que ella misma estaba padeciendo; eran tan terribles que parecía imposible soportarlos.

 

Entonces, como dice Isaías, el tormento le dio entendimiento: Vexatio intellectum dabit (Isaías XXVIII, 19), y comprendió que debía hacer más por las almas que sufren.

 

A la mañana siguiente, con compasión en su corazón y lágrimas en sus ojos, subió al Altar Santo llevando el ornamento negro y ofreció el sacrificio por los difuntos.






Ir al capítulo anterior



Ir al capítulo siguiente




Regresar al índice de capítulos del libro sobre el Purgatorio




Regresar a Ayudas para mi Conversión






 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...