En Defensa de la Fe


Los castigos del Purgatorio, su naturaleza, su severidad

La mayoría de los que temen tanto al Purgatorio, piensan más en sus propios intereses que en los intereses de Dios; solo consideran las penas de ese lugar, sin considerar al mismo tiempo la felicidad y la paz que Dios da allí a las almas.




La mayoría de los que temen al Purgatorio, piensan más en sí mismos que en Dios; solo consideran las penas de ese lugar, sin considerar la felicidad y la paz que Dios da allí a las almas.La mayoría de los que temen al Purgatorio, piensan más en sí mismos que en Dios; solo consideran las penas de ese lugar, sin considerar la felicidad y la paz que Dios da allí a las almas.



Capítulo 9 - Los castigos del Purgatorio, su naturaleza, su severidad. - Doctrina de los teólogos. - San Roberto Belarmino. - San Francisco de Sales. - Temor y confianza

Hay en el Purgatorio, como en el infierno, un doble castigo, el dolor de la condenación y el dolor de los sentidos.

 

El dolor de la condenación o de daño (damnum) consiste en ser privado, por un tiempo, de la vista de Dios, quien es el bien supremo, el objeto beatífico para el cual nuestras almas están hechas, como nuestros ojos para la luz.

 

Es una sed moral con la cual alma está atormentada.

 

El dolor de los SENTIDOS, o el dolor sensible, es similar al que experimentamos en nuestra carne.

 

La naturaleza de este dolor no es de fe; pero es el sentir común de los Doctores de la Iglesia que tal dolor consiste en el fuego y en otros tipos de sufrimiento.

 

El fuego del Purgatorio es de la misma naturaleza, dicen los padres, que el del infierno del que habla el maligno: “Quia crucior in hac flamma, sufro, dice, cruelmente en esa llama”.

 

En cuanto a la SEVERIDAD de estos castigos, al ser infligidos por la justicia más equitativa, son proporcionales a la naturaleza, gravedad y número de las faltas.

 

Cada uno recibe según sus actos, cada uno debe pagar las deudas que tiene ante Dios.

 

Por otra parte, estas deudas son muy desiguales. Algunas, acumuladas durante una larga vida, ascienden a los diez mil talentos del Evangelio, es decir, millones y miles de millones; mientras que otras se reducen a unos pocos óbolos, es decir un pequeño remanente de lo que no ha sido expiado en la tierra.

 

De ello se deduce que las almas sufren castigos muy diferentes, que hay innumerables grados en la expiación del Purgatorio y que algunas son incomparablemente más severas que otras.

 

Sin embargo, hablando en general, los Doctores están de acuerdo en que estos castigos son muy severos.

 

Es el mismo fuego, dice San Gregorio, que atormenta a los condenados y purifica a los elegidos (Coment. Salmo 37).

 

Casi todos los teólogos, dice SAN ROBERTO BELARMINO, enseñan que los réprobos y las almas del Purgatorio sufren la acción del mismo fuego (Del Purgat. 1. 2. Cap. 6).

 

El mismo Belarmino escribe que debe darse por sentado que no hay proporción entre los sufrimientos de esta vida y los del Purgatorio (De gemitu columbae, lib. 2. cap. 9).

 

SAN AGUSTÍN lo manifiesta claramente en su comentario al Salmo 31: "Señor," dice, "no me castigues en tu furia, ni me rechaces con aquellos a quienes dices: Ve al fuego eterno; pero tampoco me castigues en tu ira; más bien purifícame tanto en esta vida, de tal forma que no necesite ser purificado por el fuego en la otra.

 

Sí, temo este fuego que se ha encendido para aquellos que se salvarán, es verdad, pero que se salvarán sólo pasando de antemano por el fuego (1 Cor. 3:15).

 

Se salvarán, sin duda, después de la prueba de fuego; pero esta prueba será terrible, este tormento será más insoportable que cualquier otra cosa en este mundo.

 

Esto es lo que dice San Agustín, y lo que San Gregorio, el Venerable Beda, San Anselmo y San Bernardo dijeron después de él.

 

SANTO TOMÁS va más allá y sostiene que el menor castigo del Purgatorio supera todos los castigos de esta vida, sean cuales sean.

 

El dolor, dijo el Beato Pierre Lefèvre, es más profundo y mucho más íntimo cuando se agarra al alma y al espíritu directamente, que cuando llega solo a través del cuerpo.

 

El cuerpo mortal y los sentidos en sí mismos absorben y desvían parte del dolor físico o incluso moral.

 

El autor del libro de la Imitación de Jesucristo expresa esta doctrina en una frase práctica y llamativa. Hablando en general de los castigos de la otra vida: Allí, dice, una hora de tormento será más terrible que aquí cien años de la más severa penitencia (Imitac. I, cap. 24.).

 

Para probar esta doctrina, añade Belarmino, es un hecho constante que todas las almas sufren la pena de daño en el Purgatorio. Este castigo sobrepasa todo sufrimiento sensible.

 

Pero para hablar solo del dolor de los sentidos, sabemos lo terrible que es el fuego, por débil que sea, que encendemos en nuestras casas, y el gran dolor que la más mínima quemadura nos causa; sin embargo, es mucho más terrible este fuego que no se nutre ni de madera ni de aceite, y que nada lo puede apagar.

 

Encendido por el aliento de Dios para ser el instrumento de su justicia, ataca a las almas y las atormenta con una actividad incomparable.

 

Lo que acabamos de decir y lo que aún tenemos que decir es muy apropiado para inspirar en nosotros el saludable temor que nos recomienda Jesucristo.

 

Pero para que algunos lectores, olvidando la confianza cristiana que debe moderar nuestros temores, den paso al miedo excesivo, comparemos la doctrina anterior con la de otro Doctor de la Iglesia, SAN FRANCISCO DE SALES, quien presenta los castigos del Purgatorio moderados por los consuelos que los acompañan.

 

Podemos -dijo este santo y amable director de almas- sacar más consuelo que miedo del pensamiento del Purgatorio.

 

La mayoría de los que temen tanto al Purgatorio, piensan más en sus propios intereses que en los intereses de la gloria de Dios; esto se debe a que solo consideran las penas de ese lugar, sin considerar al mismo tiempo la felicidad y la paz que Dios da allí a las almas.

 

Es cierto que los tormentos son tan grandes que los dolores más extremos de esta vida no se pueden comparar con ellos; pero también las satisfacciones interiores son tales que no hay prosperidad o contento en la tierra que pueda igualarlas.

 

 "Las almas están en continua unión con Dios. Allí están perfectamente sujetas a su Voluntad; o, para decirlo mejor, sus voluntades están tan transformadas en la Voluntad de Dios que solo pueden querer lo que Dios quiere.

 

De este modo, si el Paraíso estuviera abierto para ellas, preferirían precipitarse en el infierno antes que aparecer ante Dios con las manchas que todavía notan en ellas. Allí se purifican a sí mismas, voluntaria y amorosamente, porque tal es el divino placer.

 

Quieren estar allí de la manera que le agrada a Dios, y por el tiempo que a Él le plazca.

 

"Son impecables, y no pueden ser impacientes ni cometer la más mínima imperfección. Aman a Dios más que a sí mismas y más que a cualquier otra cosa: lo aman con un amor completo, puro y desinteresado.

 

Son consoladas por los ángeles. Están seguras de su salvación y llenas de una esperanza que no cae en la confusión en medio de la espera.

 

Su muy amargo dolor se halla en medio de una paz muy profunda. Si es una especie de “infierno” en lo que respecta al sufrimiento, es un “paraíso” en lo que respecta a la dulzura que se extiende en sus corazones por la caridad: una caridad más fuerte que la muerte y más poderosa que el infierno; una caridad cuyas lámparas son todas de fuego y llamas. (Cantic. VIII.)

 

“Estado feliz, prosigue el santo Obispo, estado feliz, más deseable que temible, ya que estas llamas son llamas de amor y caridad.” (Esprit de saint François de Sales, p. 16, cap. 9)

 

Estas son las enseñanzas de los Doctores de la Iglesia: se deduce que aunque las penas del Purgatorio son severas, no carecen de consuelo.

 

El buen Jesús, quien bebió Su cáliz tan amargo sin endulzarlo, quiso endulzar el nuestro.

 

Al imponernos su cruz en esta vida, Él derrama su unción sobre ella, y al purificar las almas del Purgatorio como el oro en el horno, modera su ardor con consuelos inefables.

 

No podemos perder de vista este elemento de consuelo, este lado luminoso, en los cuadros a veces muy sombríos que tendremos que contemplar.





Ir al capítulo anterior





Ir al capítulo siguiente




Regresar al índice de capítulos del libro sobre el Purgatorio




Regresar a Ayudas para mi Conversión




 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...