En Defensa de la Fe


Onceavo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018

Te comparto la reflexión correspondiente al Onceavo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.


(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2018, corresponde al Domingo 17 de Junio.



El tema central de la liturgia de este domingo es el Reino de Dios, la Acción de Dios. Con el paso del tiempo, el lenguaje religioso puede perder su claridad. Con frecuencia, damos por sentado que tenemos las cosas muy claras, pero al revisar de cerca nuestra experiencia nos damos cuenta que algunas cosas, algunos detalles e incluso aspectos esenciales son confusos. El lenguaje religioso requiere que una y otra vez lo revisemos y examinemos la relación que establecemos entre dicho lenguaje, nuestra experiencia interior y las prácticas concretas.

 

Has pensado ¿Qué es el Reino de Dios? ¿Cómo opera dicho Reino? Y ¿Por qué tú eres instrumento del Reino?


"¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas”


  Veamos, primero, las lecturas:



Ezequiel 17,22-24

Ensalzo los árboles humildes

 

Así dice el Señor Dios: "Arrancaré una rama del alto cedro y la plantaré. De sus ramas más altas arrancaré una tierna y la plantaré en la cima de un monte elevado; la plantaré en la montaña más alta de Israel, para que eche brotes y dé fruto y se haga un cedro nobleAnidarán en él aves de toda pluma, anidarán al abrigo de sus ramas. Y todos los árboles silvestres sabrán que yo soy el Señor, que humilla los árboles altos y ensalza los árboles humildes, que seca los árboles lozanos y hace florecer los árboles secos. Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré."



II Corintios 5,6-10

En destierro o en patria, nos esforzamos en agradar al Señor

 

Hermanos: Siempre tenemos confianza, aunque sabemos que, mientras sea el cuerpo nuestro domicilio, estamos desterrados lejos del Señor. Caminamos sin verlo, guiados por la fe. Y es tal nuestra confianza, que preferimos desterrarnos del cuerpo y vivir junto al Señor. Por lo cual, en destierro o en patria, nos esforzamos en agradarle. Porque todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo para recibir premio o castigo por lo que hayamos hecho mientras teníamos este cuerpo.


Marcos 4,26-34

Era la semilla más pequeña, pero se hace más alta que las demás hortalizas

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómoLa tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega." Dijo también: "¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas." Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

 

 

Algunas reflexiones

 

  • La gran virtud de las parábolas es la de permitir un mejor entendimiento y despertar nuestra sensibilidad y nuestra imaginación. Las palabras de Jesús son muy claras. Lo que Él pretende con ellas es tocar el corazón y la conciencia de los oyentes y llevarlos a tomar una decisión. ¿Me he dejado tocar por su mensaje? ¿Quiero dejar crecer en mí el Reino de Dios? ¿Qué decisión me invitan a tomar las parábolas de Jesús, hoy?

 

  • Las enseñanzas de Jesús tienen una característica particular: no son enseñanzas abstractas ni instrucciones que se queden en la teoría. Apuntan a la práctica y, por tanto, pueden dinamizar y orientar la vida cotidiana.

 

  • Tanto las palabras del profeta Ezequiel como las de Jesús nos hablan de la poderosa y misteriosa acción de Dios que hace crecer lo pequeño y lo transforma en instrumento de servicio para otros (por eso habla de ‘los pájaros de toda clase que vienen y hacen en el árbol sus nidos’).

 

  • El profeta Ezequiel compara la acción de Dios con la de un campesino que reforesta con cedros las cumbres áridas. Reforestar, restaurar, recrear es lo que Dios hace… ‘Una rama, que es plantada, que echa brotes y se transforma en cedro que reforesta las montañas áridas’. Es esto lo que debemos permitir a Dios hacer en nuestra vida y lo que debemos hacer, a nuestro turno, como participación en su obra.

 

  • En realidad, el profeta Ezequiel está hablando (en la lectura) del proceso de restauración del pueblo de Israel. El pueblo, que había sido saqueado, dominado y deportado, volverá a levantarse, a reorganizarse, pero en una nueva lógica: atrás deberá quedar la actitud soberbia (la que tuvieron los reyes y los líderes del pueblo de Israel) y el deseo desmesurado de poder, que terminó generando injusticia. La humildad  y la justicia serán, entonces, los puntos clave de su renacimiento. Lo mismo ocurre con nosotros.

   

  • Entre tanto, el apóstol san Pablo nos recuerda la transitoriedad de la vida (esta vida pasa, es una oportunidad), el sentido de nuestra existencia (aprender a amar), y la llamada a una meta trascendente (compartir la vida plena con Jesús resucitado). 

 

  • La primera parábola pronunciada por Jesús, en  esta ocasión, habla de la fuerza interna de la semilla, que opera prácticamente sin que el campesino se percate. Con ello está aludiendo a la fuerza transformadora de Dios que actúa en lo más profundo de nuestro ser. Pero así como la semilla debe encontrar condiciones favorables (en la tierra) para desarrollarse, del mismo modo nosotros debemos permitir que el amor poderoso de Dios nos transforme. Esta docilidad y el esfuerzo constante para dejarnos conducir por Dios y no desviarnos es la tarea que nos corresponde como creyentes.

 

  • En la liturgia de hoy el protagonista es Dios y su acción amorosa y transformadora (eso es el Reino de Dios). El Reino de Dios fue el centro  de la predicación de Jesús, su proyecto de vida, su gran preocupación, Aquello por lo cual gastó su vida y la entregó. Este Reino de Dios debe ser también el ‘proyecto de vida’ del creyente cristiano. 

 

  • Para ahondar la reflexión:

 

1.     ¿Da mi vida frutos por la semilla de la Palabra de Dios plantada en ella?

 

2.     ¿Es mi vida como esa semilla que se transforma en un árbol que presta servicio a otros?

 

3.     ¿Me preocupo por comprender qué es el Reino de Dios y conectar mi vida con Él?

 

4.     ¿Está siendo la Iglesia auténtico instrumento del Reino?

 

5.     Si la Iglesia es instrumento del Reino de Dios en el mundo, ella requiere hacer un fuerte trabajo dentro de sí: sintonizar con dicho Reino para poderlo testimoniar y anunciar a otros.

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…

 

Salmo 92

Es bueno darte gracias, Señor.

 

Es bueno dar gracias al Señor / y tocar para tu nombre, oh Altísimo, / proclamar por la mañana tu misericordia / y de noche tu fidelidad. R.

 

El justo crecerá como una palmera, / se alzará como un cedro del Líbano; / plantado en la casa del Señor, / crecerá en los atrios de nuestro Dios. R.

 

En la vejez seguirá dando fruto / y estará lozano y frondoso, / para proclamar que el Señor es justo, / que en mi Roca no existe la maldad. R

 

 

¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Onceavo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018'



Regresar desde el 'Onceavo Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'

 







































































































































































 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...