Natividad de San Juan Bautista Ciclo B 2018

Te comparto la reflexión correspondiente a la Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista Ciclo B 2018, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.


(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2018, corresponde al Domingo 24 de Junio.



Este domingo recordamos y celebramos el nacimiento de Juan, el hombre que bautizaba en el Jordán, en tiempos de Jesús. En realidad, las lecturas deben hacernos reflexionar sobre nuestro propio nacimiento, sobre nuestro bautismo, sobre el sentido de nuestra vida, sobre nuestra relación con Dios y sobre la misión (o las misiones) que realizamos o debemos realizar en nuestra vida.



“¿Qué va a ser este niño? Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo, y su carácter se afianzaba; vivió en el desierto hasta que se presentó a Israel”“¿Qué va a ser este niño? Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo, y su carácter se afianzaba; vivió en el desierto hasta que se presentó a Israel”



Veamos las lecturas:


Isaías 49,1-6

Te hago luz de las naciones

 

Escuchadme, islas; atended, pueblos lejanos: Estaba yo en el vientre, y el Señor me llamó; en las entrañas maternas, y pronunció mi nombre. Hizo de mi boca una espada afilada, me escondió en la sombra de su mano; me hizo flecha bruñida, me guardó en su aljaba y me dijo: "Tú eres mi siervo, de quien estoy orgulloso." Mientras yo pensaba: "En vano me he cansado, en viento y en nada he gastado mis fuerzas", en realidad mi derecho lo llevaba el Señor, mi salario lo tenía mi Dios. Y ahora habla el Señor, que desde el vientre me formó siervo suyo, para que le trajese a Jacob, para que le reuniese a Israel -tanto me honró el Señor, y mi Dios fue mi fuerza-: "Es poco que seas mi siervo y restablezcas las tribus de Jacob y conviertas a los supervivientes de Israel; te hago luz de las naciones, para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra."



Hechos 13,22-26

Antes de que llegara Cristo, Juan predicó

 

En aquellos días, dijo Pablo: "Dios nombró rey a David, de quien hizo esta alabanza: "Encontré a David, hijo de Jesé, hombre conforme a mi corazón, que cumplirá todos mis preceptos." Según lo prometido, Dios sacó de su descendencia un salvador para Israel: Jesús. Antes de que llegara, Juan predicó a todo Israel un bautismo de conversión; y, cuando estaba para acabar su vida, decía: "Yo no soy quien pensáis; viene uno detrás de mí a quien no merezco desatarle las sandalias." Hermanos, descendientes de Abrahán y todos los que teméis a Dios: a vosotros se os ha enviado este mensaje de salvación."


 

Lucas 1,57-66.80

El nacimiento de Juan Bautista. Juan es su nombre

 

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y la felicitaban. A los ocho días fueron a circuncidar al niño, y lo llamaban Zacarías, como a su padre. La madre intervino diciendo: "¡No! Se va a llamar Juan." Le replicaron: "Ninguno de tus parientes se llama así." Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. El pidió una tablilla y escribió: "Juan es su nombre." Todos se quedaron extrañados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios. Los vecinos quedaron sobrecogidos, y corrió la noticia por toda la montaña de Judea. Y todos los que lo oían reflexionaban diciendo: "¿Qué va a ser este niño?" Porque la mano del Señor estaba con él. El niño iba creciendo, y su carácter se afianzaba; vivió en el desierto hasta que se presentó a Israel.

 

 

Algunas reflexiones:

 

Podemos, allí donde vivimos, preparar el corazón de otros para acoger a Jesucristo y su propuesta. Pero, antes, es necesario que nosotros mismos hayamos hecho este camino de preparación, acogida y compromiso con Él.  

 

Juan Bautista aparece en los 4 evangelios como alguien muy ligado a la misión de Jesús. Básicamente, aparece como aquel que ‘prepara el camino para la llegada de Jesús, el Mesías’. Su personalidad, testimonio y mensaje fueron tan fuertes y atractivos que, muchos, llegaron a pensar que él era el Mesías. Sin embargo, Juan – con mucha lucidez espiritual – deja claro que él no es y expone claramente cuál es su misión. Es muy importante no tomar el puesto de otro(s), tener clara la propia identidad, descubrir el propio camino y recorrerlo lo mejor posible.

   

La actividad espiritual de Juan, el Bautista, se desarrolló en el desierto. Sin duda, esto se debió al hecho de que para él (así como para Jesús) los canales oficiales, los grupos religiosos instituidos y los lugares oficialmente instituidos para la experiencia religiosa estaban de alguna manera distorsionados y no correspondían a lo que Dios quería de ellos.  Así las cosas, la actividad de Juan, en el desierto, parece expresar una clara protesta frente a la religión oficial (al modo en que lo hicieron los esenios un tiempo antes de Juan, pues consideraban incoherente, corrupta y desenfocada de lo esencial las instituciones oficiales.

 

Juan propuso a la gente un camino penitencial (un proceso, una experiencia), marcado por la humildad, la austeridad, el reconocimiento de la propia pobreza espiritual, la necesidad de Dios y la exigencia de conversión (es decir, la urgencia de volver a Dios y entrar en un proceso personal de cambio). Ninguno de estos aspectos ha pasado de moda. Podríamos retomarlos y dinamizar con ellos nuestra experiencia espiritual.

 

Juan Bautista hizo del bautismo un símbolo del cambio de vida que se requiere para estar en comunión con Dios. Pero anunció que vendría OTRO, que propondría un bautismo aún más profundo, el bautismo en el Espíritu Santo.

 

La liturgia de hoy une la voz de dos profetas: Isaías y Juan Bautista. El primero (Isaías) nos recuerda que:

 

  • Dios nos llama y espera nuestra respuesta.

 

  • Dios nos propone entrar con Él en una relación personal. En dicha relación nadie puede reemplazarnos (por eso el profeta dice: Dios pronunció mi nombre)

 

  • Somos servidores de Dios y, por serlo, somos servidores de la humanidad, porque Dios busca el bien de la humanidad. ¿En qué le sirvo a Dios? ¿Para qué le sirvo? ¿Cómo le sirvo?

 

  • Nuestra vida está en las manos de Dios (por eso el profeta dice: “Mi salario lo tenía mi Dios”). Vivir la vida al servicio de Dios no es ni será fácil. Habrá muchas experiencias gratas, pero también experiencias difíciles y dolorosas. Sin embargo, Dios estará siempre ahí, acompañando a su servidor, no lo abandonará. Es necesario confiar.  

 

  • La misión que realizamos o debemos realizar tiene un contenido concreto (para el profeta era reunir al pueblo de Israel (por eso el profeta dice: para que le reuniese a Israel). Y para mí ¿Cuál será la misión? Es necesario discernirla allí donde estoy, en mí contexto).

 

  • Debemos irradiar la luz de Dios, allí donde estamos. Jesús recordará esta tarea (Ustedes son la luz del mundo)

 

El segundo profeta que nos habla es Juan Bautista, que nos recuerda que:

 

  • No estamos por casualidad en este mundo. Dios permitió nuestra existencia porque a través de ella Él actúa y desarrolla su proyecto de amor (ese es el sentido de la misión).

 

  • La vida de cada persona debe responder no tanto a lo que la gente quiere, sino a lo que Dios quiere (Por eso se insiste en el tema del nombre que se le pondrá al niño: recordemos que el nombre JUAN significa ‘Dios ha mostrado su favor’.

 

  • Es necesario plantearnos tres preguntas inseparables: ¿Qué quiero ser? ¿Qué voy a hacer? ¿Al servicio de qué o de quién me pondré?

 

  • Lo más importante es que ‘la mano de Dios esté con nosotros’ y que ‘nosotros estemos en las manos de Dios’ y permanezcamos allí.  

 

“Esta fiesta nos invita a reflexionar sobre la misericordia, la compasión y la generosidad divina, que caracterizan este nuevo período de la historia de la salvación que comienza a manifestarse con el nacimiento de Juan Bautista.

 

Misericordia sin límites y sin medida, que engrandece y libera… (…) Nos interpela también sobre nuestra experiencia de la misericordia de Dios, sobre la manera como la estamos haciendo explícita en gestos y actitudes: acogida, solidaridad… ¿Cuál es nuestra misión con respecto al anuncio de la irrupción de la presencia definitiva de Dios en nuestras vidas?”

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…

 

 

Salmo 139

Te doy gracias, porque me has escogido portentosamente.

 

Señor, tú me sondeas y me conoces; / me conoces cuando me siento o me levanto, / de lejos penetras mis pensamientos; / distingues mi camino y mi descanso, / todas mis sendas te son familiares. R.

 

Tú has creado mis entrañas, / me has tejido en el seno materno. / Te doy gracias, / porque me has escogido portentosamente, / porque son admirables tus obras. Conocías hasta el fondo de mi alma. R.

 

No desconocías mis huesos, / cuando, en lo oculto, me iba formando, / y entretejiendo en lo profundo de la tierra. R.

 


¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo de la 'Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista Ciclo B 2018'



Regresar desde la 'Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista Ciclo B 2018' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'

 































































































































































































































 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...