Fiesta de la Sagrada Familia Ciclo B 2017

Te comparto la reflexión correspondiente a la Fiesta de la Sagrada Familia Ciclo B 2017, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2017, corresponde al Domingo 31 de Diciembre.



La familia hace parte de nuestras experiencias primarias fundamentales. En condiciones ‘normales’ todos nacemos en el seno de una familia, independientemente de su forma, su tipología, su estructura, los patrones culturales y sociales en que ella se sitúe, etc. Pertenecer a una familia, ser familia y hacer familia son niveles de esta experiencia que deben integrarse.



“Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador”“Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador”



Veamos las lecturas:




Eclesiástico 3,2-6.12.14

El que teme al Señor honra a sus padres

 

Dios hace al padre más responsable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole. El que honra a su padre expía sus pecados, el que respeta a su madre acumula tesoros; el que honra a su padre se alegrará de sus hijos y, cuando rece, será escuchado; el que respeta a su padre tendrá larga vida, al que honra a su madre el Señor lo escucha. Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados.




Colosenses 3,12-21

La vida de familia vivida en el Señor

 

Hermanos: Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo. Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; corregíos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él. Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.

 



Lucas 2,22-40

El niño iba creciendo y se llenaba de sabiduría

 

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, [de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: "Todo primogénito varón será consagrado al Señor", y para entregar la ofrenda, como dice la ley del Señor: "un par de tórtolas o dos pichones." Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: "Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel." Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: "Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma." Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.] Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

 

 

Algunas reflexiones:  

 

Los textos de la liturgia de este domingo hacen referencia a temas familiares. En la primera lectura, el autor del libro del Eclesiástico (quien vivió varios siglos antes de Jesucristo) nos ofrece un texto en el que un padre da a sus hijos una serie de consejos, de orientaciones, de instrucciones para la vida. Se resaltan aquí, de manera especial, el respeto, reconocimiento y consideración hacia los padres. El texto hace énfasis en este deber de los hijos, pero – obvio – estas actitudes deben habitar todas las relaciones al interior de la familia.

 

Es claro que, de la época del autor del libro del Eclesiástico a nuestra época, han transcurrido muchos siglos: los contextos son otros y muchas transformaciones han afectado al ethos familiar.  Por tanto, es necesario incorporar, en la reflexión sobre la familia, una cantidad enorme de nuevos aspectos, desafíos y problemas que han ido surgiendo. Este ejercicio de reflexión se hace urgente ante la enorme influencia de factores del entorno sobre la familia y ante la tendencia de esta a delegar en terceros algunas ‘funciones claves’ que le son propias.

 

Con todo, la familia continúa teniendo una función insustituible, y, la reflexión cristiana insiste en el rol que ella tiene en la vida de las personas y en el funcionamiento de la sociedad. Es evidente que, en la actualidad, los discursos en torno a la familia son diversos. Estamos en una sociedad pluralista y el discurso cristiano no es el único.

 

Hay diversos enfoques sobre la familia (algunos son complementarios y otros contradictorios). En el ámbito cristiano, corresponde a las comunidades cristianas y a cada uno, en particular, discernir responsablemente – y según los criterios del evangelio- con qué quedarse.

 

 

Sin embargo, hay algunos aspectos en los que muchos de estos enfoques se encuentran:

 

1.   La familia es la comunidad de base, en la que acontecen las primeras etapas de desarrollo cada persona. Las experiencias y los aprendizajes realizados al interior de la familia marcan (para bien o para mal) la vida de la persona y ejercen enorme influencia en las etapas posteriores de su vida.

 

2.   Hay un círculo recíproco de influencia entre la familia y la sociedad: una sociedad enferma produce familias enfermas; familias enfermas reproducen y agudizan las enfermedades que aquejan a la sociedad. En realidad se trata de subsistemas (familias) dentro de un gran sistema (sociedad) con flujos de información permanente en fronteras que son porosas, permeables.  

 

3.   En la actualidad es prácticamente imposible evitar la influencia de los fenómenos sociales sobre la familia (pensemos en la moda, el consumo, ciertas ideologías, el uso de la tecnología, etc.). Existen muchos canales de comunicación que favorecen el encuentro de lo social y lo familiar y demandan un esfuerzo de discernimiento constante. No hay recetas únicas ni infalibles para asegurar que este influjo sea siempre positivo.

 

4.   Con todo, no se trata de alimentar una actitud negativa frente a la sociedad ni de ‘diabolizar’ todo lo que provenga de la sociedad, pues hay en ella elementos enriquecedores y dinámicas necesarias. De hecho, el mismo proceso de desarrollo de las personas las conduce, de manera casi natural, del ethos familiar al ethos social, sin que, por ello, la referencia a la familia se pierda. No se trata de aferrarse a la fe para justificar actitudes y conductas maniqueas o para racionalizar una especie de aislacionismo. Sin embargo, ‘no todo lo que brilla es oro’. Hay que discernir.

 

5.   La familia debe (ese es el ideal) constituirse en un ambiente que favorezca lo que nos plantea el relato del evangelio escogido para este domingo: el crecimiento de sus miembros en sabiduría, amor y (en el caso de familias creyentes) gracia. La familia debe ser un ambiente (no simplemente un lugar) en el que las personas se van ‘haciendo’, se van ‘construyendo’, se van ‘consolidando’.

 

El texto del evangelio de Lucas nos cuenta el rito judío de la presentación del primogénito en el Templo. La intención de Lucas, al relatarnos la presentación de Jesús en el templo, quiere poner el énfasis no sólo en el talante practicante y observante de los padres de Jesús (cumplían la ley), sino focalizar la atención del creyente (que escucha o lee el texto) en lo esencial para la fe: el cumplimiento – en la persona de Jesús – de las promesas de Dios. Este niño, presentado en el templo, es una invitación a permanecer centrados en Dios, en el Reino de Dios, en el plan de Dios, en su Voluntad. Quedan así, afirmadas en el texto, tres verdades teológicas fundamentales:

 

  •          Jesús es -‘teológicamente hablando’- el HIJO de Dios, el Mesías anunciado por los antiguos profetas. En Él se cumple el plan salvífico de Dios.

 

  •          Jesús vino a cumplir la misión encomendada por Dios. Toda su existencia estará centrada en ‘hacer la voluntad divina’. El evangelista Juan es quien más ha insistido en este aspecto.

 

  •          Lo que se revela en Jesús va más allá de lo que representaban las autoridades e instituciones judías tradicionales: los dos ancianos (Simeón y Ana), que aparecen con un claro talante profético, revelan que este niño es el Mesías esperado.

 

Igualmente, a través del texto, el evangelista nos ayuda a entender que la claridad en la fe no es algo que se adquiere en un solo momento. Se trata de un proceso de maduración, de comprensión, de iluminación interior. Por eso aparecen María y José, los padres de Jesús, perplejos ante lo que los dos ancianos anuncian.   Por tanto, la fe supone siempre un itinerario, en el que se va fortaleciendo la confianza y la capacidad de abandono del creyente en las ‘manos de Dios’.

 

A medida que María y José maduran su fe, en medio de perplejidades, angustias y gozos, las cosas se van haciendo más claras. Pero, para que esta claridad se vaya dando, es necesario que haya un trabajo de interiorización. Por eso Lucas hace notar que María “conservaba todas las cosas en su corazón”. Este trabajo de interiorización no es sólo para María, sino para toda persona que quiera seguir a Jesús.

 

En la segunda lectura, san “Pablo da algunos consejos para la convivencia con los demás. Se requiere humildad, acogida mutua, paciencia. Y si fuese necesario, perdón. Así procede Dios con nosotros, dice Pablo. Su actitud debe ser el modelo de la nuestra (v. 12-13). Pero, “por encima de todo”, está el amor. De Él tenemos que revestirnos, dice Pablo empleando una metáfora frecuente en sus cartas (v. 14). De este modo “la paz de Cristo” presidirá en nuestros corazones (v. 15). Si el amor es el vínculo que une a las personas, la paz se irá construyendo en un proceso, los desencuentros irán desapareciendo (los enfrentamientos también) y las relaciones se harán cada vez más trasparentes.” (Servicios Koinonia).

 

Los textos propuestos nos invitan a reflexionar sobre algunos temas claves:

 

  •          La importancia que la familia tiene y ha tenido a lo largo de la historia, en todas las culturas.

 

  •          La propia experiencia familiar con sus aciertos y desaciertos; aportes y vacíos; aspectos formativos y deformaciones.

 

  •          Los diversos modelos de familia y las transformaciones que en ella se han dado (por ejemplo, en el último siglo).

 

  •          La familia como ambiente y espacio vital en el que se siembran y desarrollan valores y actitudes.

 

  •          La familia como ámbito privilegiado y necesario de relaciones y como aprendizaje de convivencia creativa.

 

  •          Los padres como figuras claves en la vida de toda persona: recordemos que ellos (los padres) son definidos por la Iglesia como ‘primeros catequistas’, es decir, maestros en la práctica del bien y en la orientación ética.

 

  •          La consideración y el respeto debido a los padres.

 

  •          El rol de la familia en la vida de Jesús.

 

  •          La familia como comunicadora de la fe.

 

Aunque la institución familiar es muy diversa y los modelos de familia han experimentado significativas mutaciones, la familia de Nazaret (María, José y Jesús) aporta ejemplo y valores que pueden servir a todas las familias. Para el creyente cristiano, el mayor aporte que esta familia de Nazaret puede darle es su sentido del ‘temor de Dios’, expresión que no debe entenderse como miedo a Dios, sino como un amor respetuoso y reverente hacia Él. Es lo que se nos quiere comunicar en el salmo 128.

 

   

Terminemos nuestra reflexión orando con el…

 


Salmo 128

Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos.

 

Dichoso el que teme al Señor / y sigue sus caminos. / Comerás del fruto de tu trabajo, / serás dichoso, te irá bien. R. Tu mujer, como parra fecunda, / en medio de tu casa; / tus hijos, como renuevos de olivo, / alrededor de tu mesa. R. Ésta es la bendición del hombre / que teme al Señor. / Que el Señor te bendiga desde Sión, / que veas la prosperidad de Jerusalén / todos los días de tu vida. R.

 


¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo de la 'Fiesta de la Sagrada Familia Ciclo B 2017'



Regresar desde la 'Fiesta de la Sagrada Familia Ciclo B 2017' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'

 






































































































































































































































































































 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...