Domingo 22 del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019

Te comparto la reflexión correspondiente al Domingo 22 del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2019, corresponde al Domingo 1° de Septiembre.




La humildad y la gratuidad son los temas centrales de las lecturas escogidas para este domingo 22 del tiempo ordinario del ciclo C.



Cuando te inviten vete a sentarte en el último puesto para que cuando venga el anfitrión, te diga: Amigo, sube más arriba... Todo el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido.Cuando te inviten vete a sentarte en el último puesto para que cuando venga el anfitrión, te diga: Amigo, sube más arriba... Todo el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido.




Veamos las lecturas:



Eclesiástico 3, 17-18. 20. 28-29

Hazte pequeño y alcanzarás el favor de Dios

 

Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso. Hazte pequeño en las grandezas humanas y alcanzarás el favor de Dios; porque es grande la misericordia de Dios y revela sus secretos a los humildes. No corras a curar la herida del cínico, pues no tiene cura, es brote de mala planta. El sabio aprecia las sentencias de los sabios, el oído atento a la sabiduría se alegrará.



Hebreos 12, 18-19. 22-24a

Os habéis acercado al monte Sión, ciudad del Dios vivo

 

Hermanos: Vosotros no os habéis acercado a un monte tangible, a un fuego encendido, a densos nubarrones, a la tormenta, al sonido de la trompeta; ni habéis oído aquella voz que el pueblo, al oírla, pidió que no les siguiera hablando. Vosotros os habéis acercado al monte de Sión, ciudad del Dios vivo, Jerusalén del cielo, a millares de ángeles en fiesta, a la asamblea de los primogénitos inscritos en el cielo, a Dios, juez de todos, a las almas de los justos que han llegado a su destino y al Mediador de la nueva alianza, Jesús.

 


Lucas 14, 1. 7-14

El que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido

 

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso esta parábola: "Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro y te dirá: "Cédele el puesto a este." Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: "Amigo, sube más arriba." Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido." Y dijo al que lo había invitado: "Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos."

 

 

Algunas reflexiones

 

En la sociedad en que vivimos - caracterizada por la eficiencia, la eficacia, la productividad y, especialmente, por la competición permanente - se nos educa para ‘ser los primeros’, para ‘estar más arriba’.  Se nos hace normal esta lógica de querer estar ‘por encima de los demás’. Hemos interiorizado que ese ‘estar por encima de…’ es sinónimo de ‘éxito’. Esto nos lleva a pensar que si no estamos encima de los demás somos unos fracasados. Esta es una manera de ver la vida, de construirla y de relacionarnos con los demás.

 

El mensaje de Jesús apunta a otra lógica. No se trata de estar ‘por encima de los demás’, sino ‘con los demás’, en actitud de solidaridad, apoyo, ayuda y de servicio: “No he venido para ser servido, sino para servir’.

  

La lógica de la competición constante nos lleva a ver la vida como una guerra permanente en la que hay que dominar al otro, controlarlo, someterlo, ganarle: la guerra del centavo, la guerra de los puestos, la guerra de los títulos, la guerra del poder…las guerras… ¿No podríamos intentar otras lógicas de vida?

  

Educamos, desde la lógica de ‘competición’, para la ‘competitividad’, pero, en esta lógica, los otros serán siempre percibidos – en mayor o menor grado – como enemigos, como potenciales peligros, como amenazas que podrían hacerme perder lo que poseo o creo poseer. Obvio, no se trata de educar para la mediocridad, pero el ¿para qué? de la educación (en sentido amplio) no debería quedar encasillado en esta lógica de permanente lucha. Podríamos orientarlo hacia la solidaridad, la cooperación, el cuidado y la transformación de la sociedad y del mundo.

    

Jesús cuestiona esta lógica de competición proponiendo, disruptivamente, lógicas contrarias a las ya establecidas: ‘el que quiera ser el primero, que se haga el último’ (Mc 9, 35). Nos conviene meditar con cuidado las siguientes palabras de Jesús:

 

Jesús los reunió y les dijo: Saben que los jefes de las naciones las tiranizan y que los grandes las oprimen. No será así entre ustedes; al contrario, el que quiera subir, sea servidor suyo y el que quiera ser primero, sea esclavo suyo. Igual que este Hombre no ha venido a que le sirvan, sino a servir y a dar su vida en rescate por todos'. (Mt 20, 25-28).

 

El mensaje del evangelio propuesto para hoy se sitúa en la misma lógica: “Cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto.” Claro, se trata de un acto de sincera humildad y no, simplemente, una estrategia para llegar al primer puesto, presumiendo. Eso sería falsa humildad.

 

Jesús nos invita a la sensatez, a la humildad y a la excelencia, pero en el amor, en el servicio, en la vivencia de la fraternidad y de la gratuidad.  La orientación de Jesús debe operar en lo más profundo de nuestro ser y convertirse, en nosotros, en práctica habitual. No es fácil, porque – con frecuencia – somos orgullosos y queremos alimentar nuestro ego y, además, porque la lógica de buscar el primer puesto a como dé lugar se ha transformado en ‘lo normal’, en ‘lo que debe ser’.

   

Además de la lógica de ‘ser el primero’ y ‘estar por encima de los demás’ somos esclavos de otra lógica: ‘te doy para que me des’ ‘te ayudo hoy, pensando en que te puedo sacar más tarde’. También Jesús denuncia esta lógica y nos invita a entrar en los terrenos de la gratuidad. De hecho, la gratuidad no es muy común en una sociedad que le pone precio a todo.

 

Recordemos que precio no es lo mismo que valor.  Cuando Jesús enseña sobre la gratuidad a sus discípulos está pensando en los marginados de la sociedad, los que no tienen, los pobres, los excluidos. Recordemos aquella parábola del evangelio que dice:

 

“…uno de los que estaban sentados a la mesa le dijo a Jesús: ¡Dichoso el que participe del banquete del reino de Dios! Jesús le dijo: Un hombre dio una gran cena, y mandó invitar a muchas personas. A la hora de la cena mandó a su criado a decir a los invitados: “Vengan, porque ya la cena está lista.” Pero todos comenzaron a disculparse. El primero dijo: “Acabo de comprar un terreno, y tengo que ir a verlo. Te ruego que me disculpes.”  Otro dijo: “He comprado cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlas. Te ruego que me disculpes.” Y otro dijo: “Acabo de casarme, y no puedo ir.”  El criado regresó y se lo contó todo a su amo. Entonces el amo se enojó, y le dijo al criado: “Ve pronto por las calles y los callejones de la ciudad, y trae acá a los pobres, los inválidos, los ciegos y los cojos.” Más tarde, el criado dijo: “Señor, ya hice lo que usted me mandó, y todavía hay lugar.” Entonces el amo le dijo al criado: “Ve por los caminos y los cercados, y obliga a otros a entrar, para que se llene mi casa.  Porque les digo que ninguno de aquellos primeros invitados comerá de mi cena.”

 

 Jesús nos ofrece hoy algunas reglas de oro para la vida cristiana:

 

1.     Renunciar a dominar a otros.

2.     Renunciar a querer ser el centro de atención.

3.     Aprender a ser gratos y gratuitos.

4.     Dar la preferencia a los demás.

5.     Invitar a la mesa de la vida a quienes han sido arrojado fuera (incluir).

6.     Aprender a ser humildes.

 

La idea es ponerlas en práctica…

 

Las dos primeras lecturas de este domingo van en la misma línea:

 

  • Procede con humildad

 

  • Es grande la misericordia de Dios

 

  • Dios revela sus secretos a los humildes

 

  • Ustedes se han acercado al monte de Sión, ciudad del Dios vivo, Jerusalén del cielo

 

Sí, nos hemos acercado a Dios, que decidió, en la Encarnación, asumir nuestra condición humana, compartir nuestra historia, caminar con nosotros, enseñarnos de cerca, dar la vida para que tengamos VIDA EN ABUNDANCIA (Jn 10,10)  

 

  • No confundir humildad con falsa modestia, con apocamiento, con complejo de inferioridad, con falta de autoestima.

 

  • No confundir el salirse de la lógica de la competición y el dominio con mediocridad.

 

  • No confundir gratuidad con renuncia a la justa remuneración por el trabajo bien realizado.

 

  • ¿Cómo son, al interior de la sociedad y de la Iglesia, las relaciones entre las personas?

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…

 

 

Salmo 67

Preparaste, oh Dios, casa para los pobres.

 

Los justos se alegran, gozan en la presencia de Dios, rebosando de alegría. Cantad a Dios, tocad en su honor; su nombre es el Señor. R.

 

Padre de huérfanos, protector de viudas, Dios vive en su santa morada. Dios prepara casa a los desvalidos, libera a los cautivos y los enriquece. R.

 

Derramaste en tu heredad, oh Dios, una lluvia copiosa, aliviaste la tierra extenuada; y tu rebaño habitó en la tierra que tu bondad, oh Dios, preparó para los pobres. R.

 


¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Domingo 22 del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019'



Regresar desde el 'Domingo 22 del Tiempo Ordinario Ciclo C 2019' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'

 

 

 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...