Domingo 15 del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018

Te comparto la reflexión correspondiente al Domingo 15 del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.


(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2018, corresponde al Domingo 15 de Julio.



Llamado de Dios (vocación), respuesta humana, responsabilidad social, libertad interior, santidad, misión, aprendizaje y vivencia del amor… Esto son algunos de los temas que la liturgia de este domingo nos invita a meditar.



"Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa."

 

Veamos las lecturas:   

 

Amós 7,12-15

Ve y profetiza a mi pueblo

 

En aquellos días, dijo Amasías, sacerdote de Casa-de-Dios, a Amós: "Vidente, vete y refúgiate en tierra de Judá; come allí tu pan y profetiza allí. No vuelvas a profetizar en Casa-de-Dios, porque es el santuario real, el templo del país." Respondió Amós: "No era profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: "Ve y profetiza a mi pueblo de Israel.""

 

 

Detengámonos unos momentos sobre los siguientes puntos:

 

  • No vuelvas a profetizar en Casa-de-Dios, porque es el santuario real, el templo del país, dijo Amasías a Amós.

 

  • Respondió Amós: Yo no era profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: "Ve y profetiza.

 

En el siglo VIII antes de Cristo, la situación en Israel era muy difícil. Había grandes desigualdades sociales, el clima político era tenso, el gran reino de Israel se había dividido en dos (el Norte y el Sur), la monarquía se venía descomponiendo por falta de ética y la amenaza de ser invadidos por un reino más fuerte era inminente.

 

En este contexto aparece Amós, un campesino transformado por Dios en ‘profeta’, esto es, en mensajero suyo. Su mensaje era duro, difícil de aceptar, profundamente crítico. Por eso el sacerdote del santuario de Betel (Amasías) reaccionó contra Amós y buscó impedir el desarrollo de la misión de Amós, que atacaba las políticas injustas del rey de turno. Pero Amós, para evitar cualquier confusión, dejó clara una cosa: lo que él estaba haciendo era un encargo de Dios. Si fuera por opción personal él se habría quedado en su campo cultivando sus higos. Pero Dios lo llamó y esa ’vocación’ (llamado) de Dios era la que, ahora, orientaba e impulsaba su vida. Por la causa de Dios Amós estaba dispuesto a enfrentar las dificultades, por eso lo primero que hace es afirmar su libertad frente a las dos estructuras claves de su nación: la estructura religiosa (representada por el sacerdote Amasías) y la estructura política (representada por el rey).

 

En definitiva, la vocación, ejercida con libertad, hace que la voz de Dios resuene, aunque esto cause incomodidad a muchos y problemas al mismo profeta.

 

¿Qué nos queda de esta lectura? Varios puntos claves:

 

  • La fuerza del llamado de Dios. Es importante que profundicemos sobre la palabra ‘vocación’.

 

  • La experiencia de fe no se vive de espaldas a la realidad. De hecho Amós sale de su parcela para anunciar un mensaje de Dios, que – en el fondo – es una fuerte denuncia social y un llamado a la conversión.

 

  • La importancia de la libertad como piso fundamental sobre el cual debe ser construido todo auténtico proyecto de vida humana.

 

  • Darnos cuenta que la vivencia seria de la fe puede acarrearnos problemas.

 

  • Los procesos de perversión que pueden vivir tanto las estructuras políticas como las religiosas. Hay que tener cuidado y estar alerta.

 

  • Descubrir que la fe cristiana tiene consecuencias éticas que terminan estructurando nuestra manera de vivir y de relacionarnos con los demás.  



Efesios 1,3-14

Nos eligió en la persona de Cristo, antes de Crear el mundo

 

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante Él por el amor. Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya. Por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros, dándonos a conocer el misterio de su voluntad. Éste es el plan que había proyectado realizar por Cristo cuando llegase el momento culminante: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra. Por su medio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria. Y también vosotros, que habéis escuchado la palabra de verdad, el Evangelio de vuestra salvación, en el que creísteis, habéis sido marcados por Cristo con el Espíritu Santo prometido, el cual es prenda de nuestra herencia, para liberación de su propiedad, para alabanza de su gloria.

 

 

Detengámonos unos momentos sobre los siguientes puntos:

 

  • “Dios (…) nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales.”

 

  • Dios “nos eligió para que fuésemos santos e irreprochables ante Él por el amor.”

 

  • En Jesucristo “hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.”

 

  • En Jesucristo Dios nos ha bendecido “dándonos a conocer el misterio de su voluntad.”

 

  • “Han sido marcados por Cristo con el Espíritu Santo prometido…”

 

Pablo – desde su experiencia espiritual y misionera – hace una relectura del significado de la fe en Cristo Jesús. Para él es claro que Dios es Dios de toda la humanidad y que tiene un proyecto (un plan) de salvación. Este proyecto – así lo ve el apóstol – ha sido revelado (manifestado) en la persona de Jesús.

 

Además, al contemplar a Jesús, Pablo cae en la cuenta – y así lo escribe a los cristianos – que en Él todos hemos recibido innumerables bendiciones. Pero la bendición fundamental es que hemos sido llamados (vocacionados) a la santidad y que esta solo se va desarrollando cuando aprendemos a amar. Para que podamos vivir este proceso de santificación en el amor, Dios nos ha marcado con el Espíritu Santo. Por tanto, si el Espíritu de Dios (que es santo) habita en nosotros y lo dejamos actuar en nosotros, entonces podremos aprender a vivir ‘santamente’.

 

Una de las grandes dificultades, en la primera etapa de la historia de la Iglesia, fue aceptar a los gentiles (es decir, a los no judíos). Pablo, a través de su misión y de su enseñanza, se esforzó por hacer comprender a todos que la raza, la condición social, la pertenencia a un pueblo no son los criterios para entrar en comunión con Dios, sino la vivencia del amor. Por eso Pablo insiste en que quien se bautiza hace profesión de amar. Quien se hace bautizar participa de la elección, de la gracia, del perdón que Dios ofrece.

 

La gran preocupación de la Iglesia institución debe ser entonces amar y enseñar a amar. Esta es la gran catequesis en la que debe concentrarse. Esta debe ser, igualmente, la preocupación de toda persona que asume – de manera consciente – su bautismo y su pertenencia a la Iglesia.

 

Pablo recuerda a todos los seguidores de Jesús que han sido marcados (sellados) por Cristo con el Espíritu Santo. Recordemos que el ‘sello’ significa ‘pertenencia’. El bautizado es alguien que pertenece a Dios, que establece con Él una estrecha relación de vida, que actúa según su voluntad, que hace de sus preceptos su ‘norma de vida’. Si esto es así, el cristiano debe ser ‘fermento’ en medio de la sociedad en que vive.

 

El compromiso del cristiano es ejercer una presencia creativa y transformadora en el mundo, animado por el Espíritu Santo que habita en él. Esta tarea no es fácil por la propia fragilidad e incongruencia que se puede dar en el cristiano, pero también, porque el creyente está inmerso en el mundo, en la sociedad y – en ella – el mal también actúa, de modo que no todo lo que allí acontece obedece a la Voluntad de Dios. Hay que trabajar duro y estar atentos para no perder el norte.



Marcos 6,7-13

Los fue enviando

 

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y añadió: "Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa." Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

 

 

Detengámonos unos momentos sobre los siguientes puntos:

 

  • “Llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos.”

 

  • “Si un lugar no los recibe ni los escucha, al marcharse sacúdanse el polvo de los pies, para probar su culpa."

 

Seguimos leyendo el evangelio de Marcos. Jesús ha venido formando a sus discípulos. Marcos nos dice que Jesús los llamó para que estuvieran con Él y para que de Él aprendieran. En la narración de este domingo, Jesús considera que ya están listos para pasar a la acción, por eso los envía a hacer misión.

 

¿Cuál debe ser el contenido de su misión? 1) Hablar de lo que han visto y oído al lado de su Maestro Jesús; 2) Hacer lo que su maestro hace (sanar, liberar a las personas de los espíritus malignos, dar testimonio de la verdad); 3) Vivir la fraternidad que Jesús les ha mostrado.

 

Jesús sabe que la tarea que les encomienda no es ni será fácil por eso les da poder para realizarla y les da algunas recomendaciones: A) llevar un estilo de vida sobrio, pobre; B) Saberse adaptar a las circunstancias; C) Contar con la posibilidad de aceptación o rechazo de parte de sus interlocutores; D) Predicar la conversión.

 

Lo importante es que, cuando se vayan de los poblados que han visitado, dejen claro que lo que les correspondía hacer fue hecho y que los destinatarios deberán cargar con las consecuencias de sus propias decisiones. Es en este sentido que hay que entender el tema de ‘sacudir el polvo de las sandalias: Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.

 

Finalmente, todo creyente que evangeliza debe tener claro que es Dios quien hace que el esfuerzo humano fructifique. Lo que le compete al creyente es tener la mejor actitud, esforzarse al máximo y no desperdiciar los dones que Dios le ha dado. No olvidemos que el enviado no va a título personal, sino que va en nombre de quien lo envió (es Dios quien envía).

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…

 


Salmo 85

Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.

 

Voy a escuchar lo que dice el Señor: / "Dios anuncia la paz / a su pueblo y a sus amigos." / La salvación está ya cerca de sus fieles, / y la gloria habitará en nuestra tierra. R.

 

La misericordia y la fidelidad se encuentran, / la justicia y la paz se besan; / la fidelidad brota de la tierra, / y la justicia mira desde el cielo. R.

 

El Señor nos dará lluvia, / y nuestra tierra dará su fruto. / La justicia marchará ante Él, / la salvación seguirá sus pasos. R.

 


¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Domingo 15 del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018'



Regresar desde el 'Domingo 15 del Tiempo Ordinario Ciclo B 2018' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'





































































































































































































 

 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...