Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Te comparto la reflexión correspondiente al Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2015, corresponde al Domingo 1º de Febrero.




Deuteronomio 18,15-20

Suscitaré un profeta y pondré mis palabras en su boca

 

Moisés habló al pueblo, diciendo: "Un profeta, de entre los tuyos, de entre tus hermanos, como yo, te suscitará el Señor, tu Dios. A él sí lo escucharéis. Es lo que pediste al Señor, tu Dios, en el Horeb, el día de la asamblea: "No quiero volver a escuchar la voz del Señor, mi Dios, ni quiero ver más ese terrible incendio; no quiero morir." El Señor me respondió: "Tienen razón; suscitaré un profeta de entre sus hermanos, como tú. Pondré mis palabras en su boca, y les dirá lo que yo le mande. A quien no escuche las palabras que pronuncie en mi nombre, yo le pediré cuentas. Y el profeta que tenga la arrogancia de decir en mi nombre lo que yo no le haya mandado, o hable en nombre de dioses extranjeros, ese profeta morirá.""




1 Corintios 7,32-35

La soltera se preocupa de los asuntos del Señor, consagrándose a ellos

 

Hermanos: Quiero que os ahorréis preocupaciones: el soltero se preocupa de los asuntos del Señor, buscando contentar al Señor; en cambio, el casado se preocupa de los asuntos del mundo, buscando contentar a su mujer, y anda dividido. Lo mismo, la mujer sin marido y la soltera se preocupan de los asuntos del Señor, consagrándose a ellos en cuerpo y alma; en cambio, la casada se preocupa de los asuntos del mundo, buscando contentar a su marido. Os digo todo esto para vuestro bien, no para poneros una trampa, sino para induciros a una cosa noble y al trato con el Señor sin preocupaciones.




Marcos 1,21-28

Enseñaba con autoridad

 

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaúm, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: "¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios." Jesús le increpó: "Cállate y sal de él." El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: "¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen." Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

 

 

Te comparto algunas reflexiones acerca de las lecturas anteriores:

 

Toda la liturgia de la palabra del día de hoy está centrada en la Palabra de Dios y en la actitud de escucha y puesta en práctica por parte del creyente.  En la primera lectura Moisés habla al pueblo y le anuncia que Dios le dará un profeta. De hecho, le dio muchos; tenemos sus libros que son testimonio de su servicio y de su predicación coherente y pertinente.

 

Llama la atención, de este relato que Moisés subraye algunos aspectos, que son claves:

 

1)      “A este profeta sí lo escucharán”: Moisés nos pone en guardia, porque la frase, tal como está construida nos da a entender que el pueblo tuvo otro(s) profeta(s), pero no escuchó, se cerró a la voz divina que llegaba a través de estas personas.

 

2)      “Pondré mis palabras en sus labios”: no se trata entonces de un personaje que anuncia por capricho personal sus propias ideas, sino de una persona de una profunda sensibilidad espiritual y de una seria comunión con Dios que capta la voluntad divina y la comunica al pueblo.  Esto queda claro con la advertencia final: “El profeta que se empeñe en decir en nombre mío lo que yo no le haya ordenado (…) morirá”.  

 

3)      “A quien no escuche yo le pediré cuentas”: Notemos que en la perspectiva bíblica la escucha está ligada a la obediencia (palabra que debemos sopesar muy bien para no confundirla con un sometimiento inmaduro) a una instancia externa. En esta escucha no se trata simplemente de oír, sino que hay que interiorizar, discernir, asimilar, reflexionar, optar y actuar (todo esto es la ESCUCHA).

 

Las demás lecturas desarrollan esta misma temática:

 

4)      “Ojalá escuchen hoy su voz: no endurezcan el corazón”: El salmo 94 nos recuerda que la escucha no se queda en el nivel de la razón, sino que toca lo emocional, llega a lo más profundo del ser humano, activa aquello que lo mueve: su corazón. Tal vez por eso muchas cosas bonitas que escuchamos (incluida la proclamación bíblica) no se transforman en vida, pues se quedan en ideas, en meros conceptos que no tocan al corazón, a fin de  transformarse en maneras de vivir en la cotidianidad.  

 

5)      “Una nueva manera de enseñar con autoridad”: El evangelio nos pone en relación con Jesús. Para el creyente cristiano Jesús no es simplemente un profeta, sino el mayor de todos. Él no es solo un portador de la Palabra Divina, sino la Palabra Divina hecha persona “Y la Palabra se hizo carne (se hizo persona) y habitó entre nosotros” – dice san Juan en el capítulo 1 de su evangelio. La gente se queda maravillada: su palabra tiene poder, tiene autoridad. Se trata de la autoridad que viene de la coherencia, de la unión perfecta entre lo que se dice y lo que se hace; entre el discurso y la manera como se vive. A esa coherencia debemos aspirar. En Jesús se realizó; en nosotros es una lucha constante, un proceso permanente, una búsqueda.

 

6)      “! Viniste a destruirnos ¡”: Esta palabra temerosa del espíritu maligno es clave, porque revela la conexión que hay entre la Palabra de Jesús y su misión: Jesús ha sido enviado para trabajar en la superación del mal, su destrucción. Jesús busca la  liberación integral del ser humano, de cada ser humano.  Entonces su Palabra está asociada a un proyecto y a un proceso de liberación del mal.  El mal existe, está ahí, se expresa y acontece de muchas formas en nuestra vida, en nuestro mundo. Ejerce su poder destructivo al interior de las personas y al interior de las relaciones humanas y se apodera de las estructuras y de las actividades humanas, esclavizándolas. Identificar el mal en nosotros y en nuestra sociedad y luchar contra él  es un reto para todo creyente y para todo ser humano. Es ilógico darse cuenta del mal y no hacer nada. Mal personal, mal social… Todo esto debe interesarnos.

 

7)      Somos bautizados en nombre de la Trinidad Santa (Padre, Hijo y Espíritu): Si esto es así, entonces participamos de la vida divina, participamos del Espíritu que movió a Jesús, nos alimentamos del amor del Padre, nos asociamos a la misión de Jesús que pasa por el mundo haciendo el bien y liberando. En definitiva, si somos bautizados nuestra vida está constituida por una dimensión  profética. Si Jesucristo es el Centro de la iglesia (las iglesias) y si ella(s) se encuentra(n) habitada(s) realmente por el Espíritu, entonces, la iglesia (las iglesias) debe(n) ejercer  en el mundo un servicio profético. Esta es parte de su misión.  ¿Qué podemos decir de este servicio? ¿Lo estamos ejerciendo? ¿Lo hacen los pastores de la iglesia?  

 

 

Terminemos esta reflexión orando con el…



Salmo 94

Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: "No endurezcáis vuestro corazón."

 

Venid, aclamemos al Señor, / demos vítores a la Roca que nos salva; / entremos a su presencia dándole gracias, / aclamándolo con cantos. R.

 

Entrad, postrémonos por tierra, / bendiciendo al Señor, creador nuestro. / Porque Él es nuestro Dios, / y nosotros su pueblo, / el rebaño que Él guía. R.

 

Ojalá escuchéis hoy su voz: / "No endurezcáis el corazón como en Meribá, / como el día de Masá en el desierto; / cuando vuestros padres me pusieron a prueba / y me tentaron, aunque habían visto mis obras." R.

 

 

Por último, te invito a que hagamos juntos la siguiente oración:

 

Dios, Padre nuestro, Tu que nos amas hasta el extremo, enséñanos a amar a los demás con todas nuestras fuerzas, y que nuestro amor no se quede en buenas palabras sino que se traduzca en obras de justicia, de amor y de servicio a favor de todas las personas. Te lo pedimos por Jesucristo y en comunión con Él. Amén.




¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B'



Regresar desde el 'Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'

 





























 

 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...