Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A 2017

Te comparto la reflexión correspondiente al Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A 2017, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2017, corresponde al Domingo 29 de Enero.



El domingo anterior hablábamos sobre la importancia y la necesidad de los proyectos. Decíamos que Dios tiene un proyecto.

 

Con frecuencia Jesús de Nazaret habló del ‘Reino de Dios’. Ahora bien, todos los proyectos funcionan con una lógica interna: tienen unos valores, unos principios, unas opciones, unos criterios. Todo eso es su lógica interna.

 

En la vida cotidiana vemos cómo actúan las personas, pero hay que ser más agudos para tratar de percibir cual es  la lógica en que se mueven los proyectos.

 

Desde el punto de vista espiritual, afirmamos que Dios está presente y que actúa, pero no siempre captamos su lógica, la lógica de su proyecto, la lógica del Reino.

 

¿Cuál es, pues, esa lógica del Reino de Dios? Es este el tema central de las lecturas de la liturgia de este domingo.

 

Al leer la Biblia con atención podemos identificar algunos aspectos claves de esta lógica del actuar de Dios (o lógica del Reino de Dios). Veámoslos:

 

  • 1)      Dios trabaja de lo pequeño a lo grande: Efectivamente, Dios hace de un no-pueblo (un pueblo que no existe) un pueblo (el pueblo de Israel); con la colaboración de un anciano y su familia (Abraham y su grupo) se propone construir dicho pueblo (que llegará a ser el Israel de la época del rey David); de un campesino rudo (como Amós) hizo un gran profeta (que denunció la corrupción de los poderosos del país en el siglo VIII a.C.); a una adolescente de Israel (María) la transformó en Madre del Mesías (Jesús de Nazaret); de unos pescadores sencillos (Pedro, Juan, Andrés, Felipe) sacó unos extraordinarios apóstoles, que dieron inicio a lo que sería la Iglesia…etc.

  

  • 2)      Dios  funciona en perspectiva inclusiva: Dios no hace discriminaciones, no excluye, invita a todos, tiene en cuenta a todos, no limita su acción salvadora a un único pueblo: Todos los pueblos mirarán al que traspasaron – dice la Escritura. Todos los pueblos irán a la Casa del Señor para aprender de su sabiduría (Dice el profeta Isaías). Los creyentes hablan en todas las lenguas de las maravillas de Dios, para que todos crean (cuenta san Lucas en el libro de Hechos).

 

  • 3)      Los esfuerzos de Dios están orientados hacia la paz: De las lanzas forjarán arados, no se adiestrarán para la guerra (dice el profeta Isaías); Benditos los que trabajan por la paz (dice Jesús en el evangelio de Mateo); Que la paz de Dios habite en sus corazones (dice Pablo).

 

  • 4)      Hay una mirada especial hacia los marginados, hacia los pobres, hacia los que sufren: Ustedes venden al pobre por un par de sandalias (denuncia el profeta Amós); Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el Reino de Dios (afirma Jesús en el evangelio de Lucas);  

 

  • 5)      La fe debe hacerse práctica y debe estar centrada en la misericordia, en la compasión:   Sean compasivos como su Padre (Dios) es compasivo, (enseña Jesús de Nazaret).

 

  • 6)      La vida debe fundamentarse en la verdad: Si se mantienen en mi palabra (…) conocerán la verdad y la verdad los hará libre (enseña Jesús en el evangelio de Juan).

 

  • 7)      El perdón aparece como necesidad y como actitud fundamental: Perdonen y serán perdonados (enseña Jesús en el evangelio de Lucas); Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido (es uno de los contenidos mayores de la oración que Jesús nos dejó y que rezamos cada domingo).

 

  • 8)      La humildad como clave para entrar en comunión con Dios: Busquen al Señor los humildes (nos aconseja el profeta Sofonías); El Señor Dios ha mirado la humildad de su servidora (Dice María en su oración, El Magnificat).

 

  • 9)      La justicia como imperativo: Busquen la justicia (dice el profeta Sofonías); ¿Hasta cuándo los impíos, Señor, hasta cuándo los impíos se regocijarán? (Así ora le salmista en el salmo 94); “Oigan cómo clama contra ustedes el salario no pagado a los obreros que les trabajaron sus campos. El clamor de esos trabajadores ha llegado a oídos del Señor Todopoderoso.  Ustedes han llevado en este mundo una vida de lujo y de placer desenfrenado. (…) Han condenado y matado al justo sin que él les ofreciera resistencia”. (denuncia el apóstol Santiago en su Carta); Dios hace justicia a los oprimidos (nos dice el salmista en el salmo 145).

 

Todos estos elementos y otros más constituyen eso que llamamos ‘la lógica del Reino de Dios’. Como vemos, se trata de principios, valores y actitudes que, en últimas, desembocan en la práctica y que constituyen (o deben constituir) el modo de vida del creyente. Es en este terreno en que se verifica la autenticidad de la fe de los seguidores en Jesús. ¿Hemos comprendido así la fe cristiana? ¿Nos esforzamos por vivir ‘en la lógica del Reino de Dios’?



“Los excluidos de la sociedad y los que sufren deben ser objeto de atención y de cuidado. Si una sociedad no tiene la capacidad de velar por los que sufren algo nefasto está sucediendo”“Los excluidos de la sociedad y los que sufren deben ser objeto de atención y de cuidado. Si una sociedad no tiene la capacidad de velar por los que sufren algo nefasto está sucediendo”



Sofonías 2,3; 3,12-13

Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde

 

Buscad al Señor los humildes, que cumplís sus mandamientos; buscad la justicia, buscad la moderación, quizá podáis ocultaros el día de la ira del Señor. "Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde, que confiará en el nombre del Señor. El resto de Israel no cometerá maldades, ni dirá mentiras, ni se hallará en su boca una lengua embustera; pastarán y se tenderán sin sobresaltos."

 

 

Algunas reflexiones

 

En esta lectura, el profeta Sofonías denuncia el orgullo y la autosuficiencia de  los poderosos de este mundo y los invita a un proceso de transformación (=conversión). Invita a una pobreza espiritual: es la actitud de abandono, necesaria para entregarse en las manos de Dios, para acoger sus dones con el deseo de servir, para cumplir su voluntad.

 

El profeta Sofonías predicó en Jerusalén en la época del rey Josías (hacia el siglo VII a.C.).  Esta parece haber sido una época difícil para el pueblo de Israel. La región del Sur (el territorio de Judá) ya lleva – por lo menos – un siglo sometido al imperio Asirio y la influencia y dominación extranjera se siente en todos los ámbitos de la vida del pueblo.  El pueblo experimenta la entrada de cultos religiosos diversos, que son interpretados como idolatría.  Hay, según el profeta, un sensible descuido en la vivencia de la alianza que Dios había sellado con el pueblo.  Además, la vida moral sufre gran detrimento. Hay injusticia social creciente y la masa pobre del pueblo sufre enormemente. Los líderes del pueblo abusan de su autoridad y cometen arbitrariedades. Los jueces se han corrompido. 

 

Sofonías advierte al pueblo, diciéndoles que Dios no puede mantener su alianza con el pueblo en estas condiciones. Dios a través del profeta anuncia que se requiere un cambio, que hay que volver a ‘la lógica’ de la alianza. Por eso anuncia un ‘día del Señor’ en que la maldad será castigada y los humildes serán reconocidos. El objetivo de Sofonías es provocar la conversión y el reavivamiento de la fe en el pueblo, que ha dejado de lado la alianza con Dios. 

 

¿Qué aspectos retener de esta lectura?

 

  • 1.      La lógica de Dios no es compatible con la autosuficiencia, el orgullo y la injusticia.

 

  • 2.      La fe en Dios no puede vivirse de espaldas a las vicisitudes humanas. Se vive dentro de ellas y debe iluminarlas.

 

  • 3.      Los excluidos de la sociedad y los que sufren deben ser objeto de atención y de cuidado. Si una sociedad no tiene la capacidad de velar por los que sufren algo nefasto está sucediendo.

 

  • 4.      No hay auténtica experiencia de fe en Dios si no hay procesos serios de conversión.



Mateo 5,1-12a

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y Él se puso a hablar, enseñándoles: "Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo."

 

 

Algunas reflexiones

 

El texto, llamado de las bienaventuranzas, es como la Carta de navegación del cristiano.  Se nos advierte – a través de este texto – que seguir a Jesucristo no será fácil y que será necesario aceptar, acoger y asumir muchas pruebas y dificultades. Pero también se nos quiere decir que el creyente cristiano – cuando ha comprendido bien la fe- vive desde una perspectiva muy específica, desde unos valores y criterios. Por eso, para él, no todo vale, no todo es permitido.

 

Después de decirnos quién es Jesús (desde el punto de vista teológico) y de definir su misión, el evangelista Mateo nos presenta lo concreto de esta  misión de Jesús y la lógica del Reino de Dios. Esta lógica es – en cierto modo – lo que pretenden expresar las diferentes bienaventuranzas. Tales bienaventuranzas hay que asumirlas en conjunto (no se trata de elegir una de ellas y de desechar el resto, sino de acogerlas como el programa de vida que Jesús nos propone).

 

En realidad, en el evangelio de Mateo encontramos 5 discursos de Jesús: todo ellos expresan la lógica del Reino y por eso hay que leerlos con atención. Esos 5 discursos desarrollan lo que sería la nueva LEY (=perspectiva) que quiere traer Jesús al mundo. Entendiendo por ley la nueva instrucción y la nueva lógica, en la que debe situarse el cristiano.

 

Ahora bien, el primer gran discurso  que Jesús pronuncia en el evangelio de Mateo es el gran Sermón de la montaña (los capítulos 5-7 del evangelio), del cual hacen parte las bienaventuranzas. No olvidemos que las bienaventuranzas son fórmulas relativamente frecuentes en la tradición bíblica y judaica. Las encontramos en distintos textos de la Biblia, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo.   


 

I Corintios 1,26-31

Dios ha escogido lo débil del mundo

 

Fijaos en vuestra asamblea, hermanos, no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; todo lo contrario, lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar el poder. Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor. Por Él vosotros sois en Cristo Jesús, en este Cristo que Dios ha hecho para nosotros sabiduría, justicia, santificación y redención. Y así -como dice la Escritura- "el que se gloríe, que se gloríe en el Señor".

 

 

Algunas reflexiones

 

En esta lectura, san Pablo advierte el peligro de aquellos que – diciendo creer en Dios – ponen su confianza  y su seguridad en sus propias capacidades. No es que haya que negar las capacidades de que se dispone, pero hay que reconocer que – en últimas – todo es don de Dios y que es Él quien salva. La advertencia de Pablo pretende sacar a los creyentes de una lógica de autosuficiencia y orgullo.

 

Recordemos que el domingo anterior también leímos un trozo de esta carta de san Pablo. El apóstol expresaba su preocupación por ciertas incoherencias al interior de la comunidad cristiana: el individualismo, la reducción del cristianismo a una simple sabiduría, las divisiones internas, la inmoralidad y el olvido del pobre. Pablo se esfuerza en la carta por recordar a los creyentes cristianos que el fundamento de la comunidad cristiana es Jesucristo; que debe haber unidad y solidaridad entre todos; que lo fundamental de la experiencia cristiana es el amor y que el signo claro de que se está en el buen camino es el cuidado de los pobres.  ¿Qué podemos decir de estos aspectos en nuestra propia vida y en la manera en que funcionan nuestras comunidades?

 

Pablo insiste, de modo especial, en la humildad que debe acompañar a los creyentes, pues – en realidad – no hay mérito propio, pues todos hemos sido llamados por Dios, en Jesucristo, para su servicio. Entonces los criterios de clase, de raza, de títulos, de ‘nobleza’ no tienen mayor importancia si se ha comprendido adecuadamente el mensaje de Jesús. 

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…

 


Salmo 146

Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

 

El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente, / Él hace justicia a los oprimidos, / Él da pan a los hambrientos. / El Señor liberta a los cautivos. R.

 

El Señor abre los ojos al ciego, / el Señor endereza a los que ya se doblan, / el Señor ama a los justos, / el Señor guarda a los peregrinos. R.

 

Sustenta al huérfano y a la viuda / y trastorna el camino de los malvados. / El Señor reina eternamente, / tu Dios, Sión, de edad en edad. R.




 

¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo de la 'Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A 2017'



Regresar desde de la 'Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo A 2017' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'















































































































 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...