Cuarto Domingo de Pascua Ciclo C

Te comparto la reflexión correspondiente al Cuarto Domingo de Pascua Ciclo C, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2016, corresponde al Domingo 17 de Abril.




Hechos de los Apóstoles 13, 14. 43-52

Sabed que nos dedicamos a los gentiles

 

En aquellos días, Pablo y Bernabé desde Perge siguieron hasta Antioquía de Pisidia; el sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento. Muchos judíos y prosélitos practicantes se fueron con Pablo y Bernabé, que siguieron hablando con ellos, exhortándolos a ser fieles a la gracia de Dios. El sábado siguiente, casi toda la ciudad acudió a oír la palabra de Dios. Al ver el gentío, a los judíos les dio mucha envidia y respondían con insultos a las palabras de Pablo. Entonces Pablo y Bernabé dijeron sin contemplaciones: "Teníamos que anunciaros primero a vosotros la palabra de Dios; pero como la rechazáis y no os consideráis dignos de la vida eterna, sabed que nos dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: "Yo te haré luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el extremo de la tierra."" Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y alababan la palabra del Señor; y los que estaban destinados a la vida eterna creyeron. La palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región. Pero los judíos incitaron a las señoras distinguidas y devotas y a los principales de la ciudad, provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé y los expulsaron del territorio. Ellos sacudieron el polvo de los pies, como protesta contra la ciudad, y se fueron a Iconio. Los discípulos quedaron llenos de alegría y de Espíritu Santo.

 

 

UBICACIÓN

 

El libro de los Hechos narra el camino de la Iglesia naciente durante el primer siglo. A partir del capítulo 13 se nos cuenta el crecimiento y expansión de la iglesia en el imperio romano. Se destaca en este proceso la actividad misionera de Pablo y de sus compañeros, pero quien los guía es siempre el Espíritu Santo.

 

Pablo y Bernabé son enviados por la comunidad de Antioquía de Siria a evangelizar. Es una comunidad llena de ardor en la fe y deseosa de compartir esta experiencia ¿Son así nuestras comunidades?

 

Pablo y Bernabé evangelizan Chipre y parte de Asia Menor. Y como resultado de esta actividad muchos se convierten a Jesucristo y se vinculan a la Iglesia. Esta entrada de gente de raíz no judía plantea nuevos retos y problemas. ¿Cómo entendemos hoy la misión? ¿Qué nuevos retos plantea, hoy, el mundo globalizado al ejercicio de la misión?

 

El texto propuesto pone en confrontación diversas actitudes delante de la acción evangelizadora de los apóstoles. Queda claro que la Buena Noticia de Jesús es para todos, que la salvación es para todos y que debe ser una propuesta lanzada a la libertad de las personas.



Apocalipsis 7, 9. 14b-17

El Cordero será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas

 

Yo, Juan, vi una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y uno de los ancianos me dijo: - "Éstos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios, dándole culto día y noche en su templo. El que se sienta en el trono acampará entre ellos. Ya no pasarán hambre ni sed, no les hará daño el sol ni el bochorno. Porque el Cordero que está delante del trono será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas. Y Dios enjugará las lágrimas de sus ojos."

 

 

UBICACIÓN

 

El texto de hoy nos sitúa ante aquello que se espera como definitivo: el triunfo sobre el mal, la superación de la muerte y el encuentro pleno con Dios. La liberación definitiva.

 

  • Los que llegan a este encuentro están de pie (signo de resurrección);

 

  • llegan de todas las naciones (es la manera de afirmar que el amor de Dios y la salvación que Él ofrece son para todos);

 

  • llevan túnicas blancas (signo de que pertenecen a Dios);

 

  • llevan palmas en las manos (símbolo de triunfo y de alegría. Recordemos la entrada de Jesús a Jerusalén antes de su pasión);

 

  • y todos alaban (reconocen y dan gloria) al Cordero (que es Jesucristo);

 

  • ellos han sufrido por Jesucristo (es lo que quiere decir: “blanquearon sus túnicas en la sangre del Cordero”).

 

La lectura quiere afirmar que se cumple, ahora, el nuevo y definitivo éxodo: el paso de Dios en Jesucristo, la liberación que Jesús trae y la realización plena de la humanidad y de cada creyente en Dios (ya no habrá más sufrimiento ni lágrimas).

 

En conclusión, los seguidores de Jesús, que han permanecido fieles y han sido glorificados con Cristo, claman por justicia y anuncian un mensaje de esperanza para quienes todavía caminan en la historia. 



Juan 10, 27-30

Yo doy la vida eterna a mis ovejas

 

En aquel tiempo, dijo Jesús: "Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno."

 

 

UBICACIÓN

 

El capítulo 10 del evangelio de Juan es una catequesis sobre el Buen Pastor. El autor usa la imagen del pastor para anunciar la Buena Noticia de Jesús. Para este autor es claro que – según la tradición del Antiguo Testamento – el Mesías vendría para conducir al pueblo de Israel a “verdes pastos” (es decir, la vivencia espiritual basada en la alianza capaz de conducir al pueblo a la comunión con Dios).

 

La catequesis de Juan sobre Jesús (Buen Pastor) tiene como trasfondo el capítulo 34 del libro de Ezequiel. Allí encontramos las claves para comprender este “discurso del Buen pastor, que da la vida por sus ovejas”.

 

De hecho, hablando a los exiliados judíos en Babilonia, el profeta Ezequiel constata que los líderes de Israel fueron, en repetidas ocasiones, falsos pastores y hasta pastores corruptos, que condujeron al pueblo a su desgracia.

 

En realidad, lo que quiere hacer Juan en el capítulo 10 de su evangelio es mostrar que, en la persona de Jesús, Dios ha cumplido lo que anunció a través del profeta Ezequiel: “Yo mismo en persona buscaré mis ovejas siguiendo su rastro” (Ez 34,11), “Los apacentaré en ricos pastizales” (Ez 34,13), y “Les daré un pastor único que los pastoree” (Ez 34,23).

 

Leído en perspectiva específicamente cristiana, el texto de Juan 10 acentúa:

 

a.   La relación que debe existir entre Jesús (El pastor) y sus discípulos (las ovejas).

 

b.   La misión del pastor: se trata de dar (gastar) la vida por las ovejas.

 

c.    En esta experiencia de reciprocidad (pastor-ovejas) se opera un proceso de rescate, reconstrucción, restauración de la condición humana.

 

d.   Lo que está en juego es el sentido de la vida y la plenitud de la misma. “He venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Juan 10,10).     

 

 

REFLEXION GENERAL

 

Este domingo de Pascua está consagrado al tema del Buen Pastor. En la Teología Bíblica del Antiguo Testamento, el Buen Pastor es Dios mismo, que vela por su Pueblo, que lo acompaña, que se compromete con él, que hace alianza con él, que permanece fiel y espera fidelidad. En la teología del Nuevo Testamento, el Buen Pastor es Jesús (ver Juan 10), que libremente da la vida por sus ovejas, que establece con ellas una comunión especial y que las cuida, no motivado por la búsqueda de ganancias sino por amor.

 

De hecho, la imagen del Pastor en la Biblia es muy importante. En el ambiente de la época, era común ver pastores. A los pastores se les encomendaba la tarea de cuidar un rebaño. ¿Qué comprendía este cuidado? Llevarlas a pastos nutritivos, defenderlas de los peligros (donde hay ovejas hay lobos), guiarlas por el camino seguro, curar a las enfermas, buscar las perdidas (ver Lucas 15).

 

Inspirados en esta realidad, los autores de la Biblia retoman esta “figura” de los pastores y la aplican a los líderes del pueblo, a los responsables de las comunidades (se entiende que se aplica a todos los líderes: sociales, políticos, religiosos, etc.). Ellos deben ser auténticos pastores y lo serán si cuidan, si guían, si protegen, si alimentan, si buscan… La imagen es sugestiva y – aunque nuestras sociedades se hacen cada vez más urbanas - la imagen de los pastores sigue siendo profundamente significativa y útil para “evaluar” a los líderes y dirigentes, pero – sobre todo – para reconocer la grandeza pastoral de Dios y la excelencia pastoral de Jesús.

 

No siempre hay buenos pastores. También puede suceder que no siempre el rebaño esté a la altura del pastor. Idealmente debe darse una reciprocidad.

 

Al leer las narraciones sobre Moisés podemos percibir que ante el esfuerzo generoso de este hombre de Dios, el Pueblo se quedaba corto (era un Pueblo ‘de dura cerviz’).  Pero, también, al leer el libro del profeta Jeremías (ver Ezequiel 34) descubrimos que el pueblo fue duramente maltratado por pastores injustos, interesados, egoístas y acomodados. En estos casos Dios interviene denunciando la perversidad de estos pastores y prometiendo que Él mismo se pondrá al frente de (pastoreará a) su pueblo y suscitará pastores que cumplan adecuadamente con su trabajo (=misión).

 

El evangelio insistirá en la relación que hay entre el pastor (Jesús) y su rebaño (el pueblo). Esa relación se caracteriza por varios aspectos:

 

1.   El pastor conoce su rebaño, se preocupa por este conocimiento. ¿Qué es conocer? ¿Qué implica conocer a otro?

 

2.   El conocimiento es tan profundo que el pastor, Jesús, conoce a cada oveja por su nombre (es una relación personal, no de masa).

 

3.   El pastor es movido por amor. Eso le permite plantear una relación que supera la lógica del “negocio”.

 

4.   Las ovejas saben escuchar (escuchar es una de la líneas maestras de toda relación y de todo servicio).

 

5.   Las ovejas siguen al pastor ¿Qué implica seguir a alguien? ¿De qué tipo de seguimiento se trata cuando hablamos de seguir a Jesús? ¿Este seguimiento tiene exigencias? ¿Excluye este seguimiento la capacidad de discernir, de tener posturas críticas? (Al respecto de esta última pregunta, hay que superar la falsa idea de que el término “oveja”, aplicada al creyente, significa “borrego no pensante”).

 

Los discípulos siguen a Jesús porque captan su coherencia de vida y porque perciben que de Jesús les viene una propuesta ¿Cuál es el contenido de la propuesta de Jesús?  Si no conoces esta propuesta, entonces, ¿por qué sigues a Jesús?

 

La historia narrada en la Biblia pasa por situaciones y etapas diversas. En ese gran relato, las ovejas (el pueblo) asumen distintas actitudes: hay ovejas autosuficientes, tercas, sordas, egoístas, desconectadas del rebaño. Pareciera que estuvieran en él, pero, en realidad, están ausentes.  Por otro lado, hay ovejas serias, comprometidas, atentas… quizá imperfectas, pero honestas y con deseo de crecer y de hacer camino con el Pastor (=Jesús). Eso es lo fundamental.

 

Hacer camino con Jesús es lo fundamental. Él es el camino (ver Juan 14,6) y Él nos propone un camino que conduce al conocimiento y al encuentro pleno con Dios “Nadie va al Padre sino por mí”.  Todo camino supone un punto de partida, un recorrido, una manera de hacer ese recorrido y un punto de llegada en el que se producen descubrimientos, encuentros y metas.

 

Pero hay que perseverar en el camino: Pablo y Bernabé exhortaban a los cristianos a perseverar en la gracia de Dios (Hechos 13), sabiendo que el camino presenta peligros, rechazos, incomprensiones. La lectura del libro del Apocalipsis nos habla de esta meta: el encuentro de la multitud de creyentes de todo el mundo (toda lengua, raza y nación) que llegan con sus túnicas blancas (recordemos que el blanco es signo de pertenencia a Dios), blanqueadas con la sangre del Cordero (el proceso de purificación y de comunión con la pasión de Cristo). Es esta la propuesta que se nos hace: caminar con Cristo, seguirlo, perseverar en este seguimiento, superar con Él las dificultades y llegar a la plenitud del encuentro con Dios, a la vida que ha superado la muerte.

 

¿Estás dispuesto(a) a hacer este camino? Si ya lo has comenzado entonces ya está viviendo la Pascua.

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…




Salmo 99

R/. Somos su pueblo y ovejas de su rebaño.

 

Aclama al Señor, tierra entera, servid al Señor con alegría, entrad en su presencia con vítores. R.

 

Sabed que el Señor es Dios: que Él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño. R.

 

"El Señor es bueno, su misericordia es eterna, su fidelidad por todas las edades." R.




¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Cuarto Domingo de Pascua Ciclo C'



Regresar desde el 'Cuarto Domingo de Pascua Ciclo C' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'



























































 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...