Cuarto Domingo de Pascua Ciclo B 2018

Te comparto la reflexión correspondiente al Cuarto Domingo de Pascua Ciclo B 2018, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2018, corresponde al Domingo 22 de Abril.


La liturgia de este domingo está centrada en: la misión (dar testimonio); la experiencia del Espíritu Santo (dejarnos llenar de Él); el lugar de Cristo en nuestra vida (piedra angular); el amor de Dios, la condición de hijos de Dios; el proceso de transformación que nos hace parecidos a Dios; la opción por Jesús como nuestro guía.  

 

Los cristianos utilizaron la imagen del pastor (muy familiar en la cultura antigua) para hablar de Jesús, para decir lo que Jesús significaba para ellos. En la Biblia se habla de los pastores que cuidaban ovejas. Pero también se aplica esta imagen a aquellos que hacen de guías y responsables del pueblo.

 

Permanentemente, el pueblo está buscando ‘buenos y dignos pastores’. En el Antiguo Testamento vemos desfilar ‘pastores de gran talla’: Abraham, Moisés, Josué, los profetas, etc. También aparecen algunos pastores mediocres e, incluso, algunos falsos pastores. El profeta Ezequiel (en el capítulo 34) nos cuenta la lamentable situación del pueblo que cae en manos de pastores (guías) inescrupulosos. La historia de la humanidad nos provee de innumerables ejemplos.

 

Pero una cosa es clara: Dios no abandona a la humanidad: le envía el mejor pastor de todos, su Hijo Jesús. El evangelista Juan se deleita presentando a Jesús como el ‘Buen Pastor’, el modelo de pastor. De Él, resaltará varias características:

 

  • Da su vida de manera libre,

 

  • Conoce a sus ovejas,

 

  • En el ejercicio de su pastoreo, está animado por el amor,

 

  • Funciona desde la gratuidad,

 

  • Extiende su pastoreo a todos (no se limita al pueblo de Israel): Tengo otras ovejas que no son de este redil,

  • Es comunicador de vida: Yo vine para que tengan vida y la tengan en abundancia.




“Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que al Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas”“Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que al Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas”



Hechos de los Apóstoles 4,8-12

Ningún otro puede salvar

 

En aquellos días, Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo: "Jefes del pueblo y ancianos: Porque le hemos hecho un favor a un enfermo, nos interrogáis hoy para averiguar qué poder ha curado a ese hombre; pues, quede bien claro a todos vosotros y a todo Israel que ha sido el nombre de Jesucristo Nazareno, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre, se presenta éste sano ante vosotros. Jesús es la piedra que desechasteis vosotros, los arquitectos, y que se ha convertido en piedra angular; ningún otro puede salvar; bajo el cielo, no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos."

 

  • Pedro, lleno del Espíritu Santo: Ser cristiano no se trata simplemente de repetir doctrinas y de cumplir ritos. De lo que se trata es de estar ‘lleno de Espíritu Santo’, de dejarse conducir por Él y de dar testimonio de Jesucristo con el ejemplo.

 

  • Averiguar qué poder ha curado a ese hombre: La humildad es fundamental: ser capaces de decir que no es por el propio poder, sino por el poder de Cristo que se ha hecho el bien. Esto es reconocer que somos instrumentos del amor de Dios y que Dios tiene la osadía de asociarnos a su obra.

 

  • Jesús es la piedra que desechasteis vosotros: La piedra angular es la clave de la construcción. Otros rechazaron a Jesús. Nosotros (cristianos) lo reconocemos como ‘piedra angular’ del edificio de nuestra vida. Por eso lo acogemos, lo amamos, lo servimos. Esa es la opción que hemos hecho y que confesamos. Lo que debe preocuparnos es vivir coherentemente con ella.




I Juan 3,1-2

Veremos a Dios tal cual es

 

Queridos hermanos: Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no le conoció a Él. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es.

 

  • Mirad qué amor nos ha tenido el Padre: De lo que se trata es de descubrir, reconocer, agradecer y vivir (en) el amor de Dios. ¿Logramos vivir estos cuatro verbos?

 

  • Hijos (…), pues ¡lo somos!: Una auténtica relación Padre-hijos se centra en el amor y este amor se expresa de muchas maneras: confianza, respeto, unión, obediencia, cuidado, protección. Es este el tipo de relación que debemos tener con Dios y no una relación motivada por el miedo, la desconfianza, la hipocresía. ¿Cómo vivimos nuestra relación con Dios?

 

  • Cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él: NO hay que olvidar la meta, el objetivo, la gran utopía. Llegar a ser cómo el creador, parecernos a Él. Este proyecto estaba ya diseñado desde el comienzo: ser imagen y semejanza del Creador. Y dicho proyecto vuelve a retomarse en Cristo. Cristo es el camino para lograr esta semejanza. Por eso lo seguimos.   




Juan 10,11-18

El buen pastor da la vida por las ovejas

 

En aquel tiempo, dijo Jesús: "Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir el lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estrago y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que al Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a esas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre."

 

  • Yo soy el buen Pastor: Un pastor es un guía. Con frecuencia buscamos un guía. El guía propone, orienta, enseña, aconseja, sugiere… No maltrata, no domina, no esclaviza. Dios nos ha dado ese guía. Es Jesús. Pero hay que meditar seriamente sobre las características de este guía, sobre sus sentimientos y actitudes; sobre sus disposiciones; sobre su metodología. Medita sobre cada uno de estos aspectos.

 

  • El buen pastor da la vida: El verdadero guía no hace su trabajo pensando solamente en el salario. Lo mueve el amor. Por eso entrega la vida, la gasta, gustoso, con tal de hacer bien su labor y lograr su gran objetivo: Que las personas se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. ¿Has aceptado que Jesús sea tu verdadero guía? 

 

  • El lobo hace estrago y las dispersa: No hay vida sin peligro. Hay que hacer opciones y cada opción implica asumir riesgos y enfrentar peligros. Permanecer con Cristo Jesús es la clave. De esta permanencia nos viene el buen sentido, el adecuado discernimiento, la fuerza de voluntad, el aguante. ¿Qué haces para permanecer con Jesús?  

 

  

Terminemos nuestra meditación orando con el…

 

Salmo 118

La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.

 

Dad gracias al Señor porque es bueno, / porque es eterna su misericordia. / Mejor es refugiarse en el Señor / que fiarse de los hombres, / mejor es refugiarse en el Señor / que fiarse de los jefes. R. Te doy gracias porque me escuchaste / y fuiste mi salvación. / La piedra que desecharon los arquitectos / es ahora la piedra angular. / Es el Señor quien lo ha hecho, / ha sido un milagro patente. R. Bendito el que viene en nombre del Señor, / os bendecimos desde la casa del Señor. / Tú eres mi Dios, te doy gracias; / Dios mío, yo te ensalzo. / Dad gracias al Señor porque es bueno, / porque es eterna su misericordia. R.

 


¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del 'Cuarto Domingo de Pascua Ciclo B 2018'



Regresar desde el 'Cuarto Domingo de Pascua Ciclo B 2018' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'

 







































































































































































 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...