Solemnidad de la Ascensión del Señor Ciclo B 2018

Te comparto la reflexión correspondiente a la Solemnidad de la Ascensión del Señor Ciclo B 2018, sobre las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía de este día.



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2018, corresponde al Domingo 13 de Mayo.



El tema es indiscutiblemente «la Ascensión», es decir, la entrada plena de Jesús al ámbito de Dios, luego de cumplir su misión y de resucitar. Para ello el evangelista usa un lenguaje de carácter teológico con motivos topográficos: abajo – arriba / descender – ascender.

 

Pero notemos que la Ascensión de Jesús está ligada a dos grandes experiencias: el envío del Espíritu Santo y la Misión. El Espíritu es el garante de que la misión de Jesús continúe. Es la acción del Paráclito la que permite que no se paralice el amor de Dios en la historia humana. Por eso hay un claro mandato misionero: hay que dar testimonio, hay que evangelizar.  Así, Resurrección, Ascensión, Espíritu Santo, Misión, Bautismo, Testimonio son los temas claves sobre los que estamos invitados a reflexionar.



“Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvarᔓId al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará”



Hechos de los Apóstoles 1,1-11

Lo vieron levantarse

 

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios. Una vez que comían juntos, les recomendó: "No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo." Ellos lo rodearon preguntándole: "Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?" Jesús contestó: "No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo." Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se los quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndolo irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: "Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse."

 

 

Algunas reflexiones

 

  • ¿En qué debemos fijarnos?: Todos los autores del Nuevo Testamento nos dirán, de manera unánime, que debemos centrarnos en lo que Jesús fue haciendo y enseñando. Se trata de aprender de Él, de reconocerlo como nuestro maestro y guía.

 

  • ¿Cuál es la característica sobresaliente de Jesús, según san Lucas? Lucas insistirá en que Jesús siempre estuvo movido por el Espíritu Santo y fue dócil a Él. Fue engendrado por el Espíritu; al ser bautizado, el Espíritu se hizo presente; fue llevado al desierto movido por el Espíritu; venció la tentación con la fuerza del Espíritu; comunicó el Espíritu Santo a sus discípulos y asegura la presencia y acción de este Espíritu a la Iglesia en la medida en que ella permanezca humilde, fiel y en actitud de servicio.

  

  • La experiencia cristiana apunta a la plenitud; esta plenitud está asociada a Dios, al encuentro pleno con Él, a la comunión perfecta con Dios, en el amor, a la elevación de la naturaleza humana hasta Dios, por eso se habla de que Jesús ascendió al cielo.

 

  • Siempre el Reino de Dios en el centro: Notemos que tanto el Jesús pre-pascual como el Cristo pascual habla de lo mismo, insiste en lo mismo, focaliza nuestra atención sobre lo mismo: EL REINO DE DIOS. Este Reino es la presencia y acción amorosa de Dios que transforma y recrea todo.  Por eso Lucas nos dice: les habló del reino de Dios.

  

  • ¿Cuál es la tarea que nos queda luego del encuentro con Jesús?: Ser continuadores de su vida, de sus valores, de su proyecto…darlo a conocer. En una palabra, ser sus testigos. Lucas es muy preciso en esto: Cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes, recibirán fuerza para ser mis testigos. Se trata de un testimonio que no tiene fronteras: vayan hasta los confines del mundo.

 


Efesios 1,17-23

Lo sentó a su derecha en el cielo

 

Hermanos: Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro. Y todo lo puso bajo sus pies, y lo dio a la Iglesia como cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud del que lo acaba todo en todos.

 

 

Algunas reflexiones

 

1.  Buscar comprender a Dios: Esta es la tarea fundamental del creyente, de los creyentes, de la Iglesia. Con frecuencia nos remitimos a la Voluntad de Dios, queremos cumplir su voluntad. El mismo Jesús en el Padre Nuestro nos enseñó a conectar nuestra vida con la voluntad divina: Hágase tu voluntad siempre y en todo (‘en la tierra y en el cielo’). Busquemos esta voluntad, conectémonos con ella y démosle prioridad en nuestra vida. Para ello se nos da el Espíritu Santo, pero hay que hacer que nuestro espíritu humano entre en sintonía con el Espíritu de Dios. Entendemos por qué san Pablo escribe: Que Dios les dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo.

 

 

2.   El lugar de la esperanza: qué sería de la vida humana sin esperanza. La esperanza juega un papel fundamental en la vida de cada persona, de los grupos humanos, de la sociedad. Sin esperanza nos paralizamos, perdemos el gusto de la vida, quedamos sin horizonte, perdemos le rumbo, olvidamos la meta. ¿Cuál es la esperanza cristiana? La gran esperanza es el encuentro pleno y definitivo con Dios, participando de la condición de resucitados con Cristo. Pero esta gran esperanza alimenta otras muchas: la esperanza de un mundo mejor, la esperanza de que en el mundo no hay excluidos y de que todos gocen de condiciones de vida dignas, la esperanza de que se acaben las guerras, la esperanza de vivir la fraternidad propuesta por Cristo, la esperanza de una Iglesia renovada y fiel al proyecto de Jesús…entre otras.

 

 

3.   Que el cuerpo obedezca a su cabeza: En la comprensión antropológica occidental se nos ha vuelto normal afirmar que desde la cabeza se envían las órdenes al resto del cuerpo, el cual – en condiciones normales – acata estas órdenes y las ejecuta fielmente. Esta idea puede ayudarnos a meditar en la Iglesia: Si Jesús, el Cristo de Dios, es la cabeza de la Iglesia lo normal es que en ella (que es su cuerpo) imperen los valores, sentimientos, actitudes y preocupaciones de Jesús. ¿Es esto lo que realmente sucede? ¿Nos esforzamos para que así sea?



 

Marcos 16,15-20

Subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios

 

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: "Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos." Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

 

 

Algunas reflexiones

 

Jesús vino e hizo discípulos. Hacer de otros ‘discípulos’ es una tarea ardua, compleja, arriesgada y de mucha responsabilidad. ¿Cuál será la enseñanza propuesta a estos discípulos? Jesús lo tenía claro: El mensaje central de su enseñanza es Dios mismo, su acción amorosa, su proyecto de vida. De lo que se trata en la escuela de Jesús es que los discípulos aprendan a amar como Dios ama.  ¿Hacia dónde conduce esta enseñanza? Hacia la plenitud. Para Jesús es claro que sin amor (el verdadero amor) el ser humano queda recortado, incompleto, inmaduro. De lo que se trata entonces es de llegar a la plenitud y esta solamente es posible en el amor y por el amor. En nuestro mundo se estudian muchas cosas, existen muchas asignaturas, pero el aprendizaje fundamental es el del amor y Jesús es el gran especialista de esta ‘asignatura’. Claro, se puede tener al mejor maestro, pero si no se quiere aprender no hay nada que hacer. ¿Qué se pretende con ella?  Provocar transformaciones profundas y auténticas, que permitan soñar con un mundo diferente, con una humanidad nueva, o mejor, con una humanidad renovada.  

 

La propuesta de este aprendizaje es para todos: Vayan a todas las naciones y allí hagan este anuncio del amor de Dios, que es la Buena Noticia, el ‘evangelio’. Pero deja claro a sus discípulos que ellos son testigos, es decir, que su enseñanza debe ser no sólo de palabra, sino fundamentalmente por el ejemplo, por el modo de vivir.

 

Notemos que nos encontramos en el Monte de los Olivos, el mismo lugar donde cuarenta días antes, Jesús fue traicionado. Pero, en este nuevo encuentro la situación es diferente: Jesús ha resucitado y la experiencia pascual ha transformado a los discípulos, les ha permitido alcanzar mayor claridad en relación con su Maestro y su Proyecto, los ha hecho pasar del miedo al compromiso misionero. Jesús se da cuenta de esto y, percibiendo que ya están preparados para la gran misión, les confía la tarea de llevar el evangelio a toda la humanidad, a toda la creación.

 

Nosotros participamos de esta misión, somos los discípulos de esta etapa de la historia. ¿Estamos haciéndola tarea?

 

Para profundizar la reflexión 

 

1.   ¿Estoy asumiendo la misión que me compete como bautizado en Cristo Jesús?

 

2.   En la sociedad en la que estoy inmerso ¿cuáles pueden ser las mejores formas de dar testimonio de Jesús?

 

3.   ¿Conozco suficientemente a Jesús y su Proyecto?

 

4.   ¿Qué puedo decir de mi propia experiencia del Espíritu Santo?

 

5.   ¿He comprendido el mensaje fundamental de la Ascensión?

 

 

Terminemos nuestra reflexión orando con el…



 

Salmo 47

Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas

 

Pueblos todos batid palmas, / aclamad a Dios con gritos de júbilo; / porque el Señor es sublime y terrible, / emperador de toda la tierra. R.

 

Dios asciende entre aclamaciones; / el Señor, al son de trompetas; / tocad para Dios, tocad, / tocad para nuestro Rey, tocad. R.

 

Porque Dios es el rey del mundo; / tocad con maestría. / Dios reina sobre las naciones, / Dios se sienta en su trono sagrado. R.

 

 

¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo de la 'Solemnidad de la Ascensión del Señor Ciclo B 2018'



Regresar desde la 'Solemnidad de la Ascensión del Señor Ciclo B 2018' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'










































































































































































 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...