31 Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C)

La siguiente es la reflexión correspondiente al 31 Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C) acerca las lecturas de la Biblia que se proclaman durante la Eucaristía.

 



(Note: This is a sponsor's page)

 

 

Nota acerca de la fecha: En el 2013, corresponde al Domingo 3 de Noviembre.

 

 

Libro de la Sabiduría 11,22-26.12,1

El mundo entero es delante de ti como un grano de polvo que apenas inclina la balanza, como una gota de rocío matinal que cae sobre la tierra.
Tú te compadeces de todos, porque todo lo puedes, y apartas los ojos de los pecados de los hombres para que ellos se conviertan. Tú amas todo lo que existe y no aborreces nada de lo que has hecho, porque si hubieras odiado algo, no lo habrías creado. ¿Cómo podría subsistir una cosa si tú no quisieras? ¿Cómo se conservaría si no la hubieras llamado? Pero tú eres indulgente con todos, ya que todo es tuyo, Señor que amas la vida, porque tu espíritu incorruptible está en todas las cosas.

 



Algunas Ideas:

 

1. El mundo entero es delante de ti como un grano de polvo que apenas inclina la balanza, como una gota de rocío matinal que cae sobre la tierra: El autor quiere resaltar la idea de la grandeza de Dios. Si el mundo es pequeño delante de Dios, ¿Qué se puede decir del ser humano, que es pequeño, en el mundo?

 

2. Tú te compadeces de todos: La compasión, la misericordia aparecen como la manera propia del ser de Dios (o, dicho de otro modo, de su personalidad). Estas deberían ser las características de la personalidad de quien cree y entra en comunión con Él.

 

3. Para que ellos se conviertan: El encuentro con Dios, la percepción de su amor en la propia vida deben desembocar en un proceso de conversión (cambio, transformación) que se extiende a lo largo de toda la vida. En un primer momento se trata de una nueva visión que produce una reorientación del camino. En un segundo momento, de lo que se trata es de una constante profundización en los grandes ejes de la nueva opción.

 

4. Tú amas todo lo que existe y no aborreces nada de lo que has hecho, porque si hubieras odiado algo, no lo habrías creado: La idea de que “toda la creación es buena por ser obra de Dios” atraviesa toda la Biblia. El tema de la perversión de la creación debe entonces ocupar nuestra reflexión: ¿Qué pasó con la creación? ¿Por qué algunas realidades se dañaron? Detrás de todo este problema está la perversión del corazón humano.

 

5. Señor que amas la vida: La vida aparece – no sólo aquí sino en toda la Biblia – como valor fundamental: “Yo vine para que tengan vida y la tengan en abundancia”… “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, dijo Jesús. ¿Cómo nos empeñamos – personal y colectivamente – en el cuidado y desarrollo de la vida? ¿Qué queremos decir con las expresiones: vida humana y calidad de vida?

 

 

 

 

Segunda Carta de San Pablo a los Tesalonicenses 1,11-12.2,1-2.

Pensando en esto, rogamos constantemente por ustedes a fin de que Dios los haga dignos de su llamado, y lleve a término en ustedes, con su poder, todo buen propósito y toda acción inspirada en la fe. Así el nombre del Señor Jesús será glorificado en ustedes, y ustedes en él, conforme a la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo. Acerca de la Venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión con él, les rogamos, hermanos, que no se dejen perturbar fácilmente ni se alarmen, sea por anuncios proféticos, o por palabras o cartas atribuidas a nosotros, que hacen creer que el Día del Señor ya ha llegado.

 

 

 

Evangelio según San Lucas 19,1-10.

Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos. Él quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicómoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: "Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa". Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: "Se ha ido a alojar en casa de un pecador". Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: "Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más".
Y Jesús le dijo: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido".

 

 

Algunas Ideas:

 

1. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos: El autor se toma la molestia de describir uno de los habitantes de Jericó, uno muy especial: Zaqueo. Pocas veces nos detenemos a pensar en la realidad y en la situación concreta de quien vive a nuestro alrededor. Nuestras mega-ciudades nos han transformado en entes anónimos. ¿Quiénes viven en nuestras ciudades? ¿Cómo viven? ¿Por qué viven de tal o cual manera? Interesarnos por la realidad de la gente debe ser una actitud fundamental del creyente.

 

2. Zaqueo quería ver quién era Jesús: ¿Cuánta gente quiere ver a Jesús, hoy? ¿Cuánta gente no quiere verlo? Y, en ambos casos, ¿Por qué? ¿Qué esfuerzos hacemos los cristianos para que otros vean (encuentren) a Jesús? Algunos comportamientos al interior de la iglesia ¿no son, acaso, obstáculo para que ella pueda mostrar a Jesús o para que algunas personas deseen encontrarlo?

 

3. Zaqueo no podía ver a Jesús a causa de la multitud: Con frecuencia nos encontramos en una tensión entre sujeto individuo y comunidad. Algunas veces el sujeto (con su comportamiento) atenta contra el grupo. Otras, es la comunidad (el grupo, la sociedad) la que impide al sujeto ver, para que este pueda desarrollarse.

 

4. Zaqueo se adelantó y subió a un sicómoro para poder verlo: Hay que felicitar a Zaqueo por su creatividad. Cuando se quiere algo realmente (y la motivación es suficientemente fuerte) podemos crear las condiciones para lograrlo. Zaqueo ha pasado la primera prueba. ¿Y nosotros?

 

5. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: "Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa": Con frecuencia Jesús nos toma por sorpresa. En realidad, la acción de Dios es imprevisible. Se sale de los moldes en que queremos encajonarla. ¿Cómo es posible que – entre la multitud –la mirada de Jesús se fije exclusivamente en aquel hombre? ¿Cómo explicar que – entre tantas casas (intimidades) Jesús decida escoger la de aquel hombre odiado por muchos? Jesús se sintoniza con el anhelo profundo de Zaqueo, con su búsqueda fundamental. No es un simple ver: es una opción: querer acercarse al otro, querer entrar en su mundo, para transformarlo desde su intimidad (simbolizada en la casa)

 

6. Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría: Aunque el cuadro es pintoresco y, aparentemente anecdótico, teológicamente el mensaje es claro: A la búsqueda del ser humano (Zaqueo) hay una atención especial de parte de Dios (en Jesús); de esta atención surge un llamado (expresado en la orden “baja del árbol”) y este llamado – cuando encuentra disposición humana- genera una respuesta (“bajó rápidamente y lo recibió”), que da un nuevo color a la vida (“con alegría”). Aprender a vivir la alegría que viene de Dios es una experiencia renovadora.

 

7. Todos murmuraban, diciendo: "Se ha ido a alojar en casa de un pecador": Comprender el proceder de Dios, la lógica de Dios no es fácil cuando nuestro corazón está empeñado en juzgar y en condenar. Y, es algo aún más difícil cuando a esta tendencia se suma la pretensión de creernos perfectos. Sin embargo, buscar al pecador para rescatarlo es la lógica de Dios. ¿Cuál es realmente nuestra lógica?

 

8. "Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más": La narración llega a este punto clave: la transformación que genera cambios en la acción. El verdadero encuentro con Jesús transforma… Así deberían ser todos los verdaderos encuentros humanos: una experiencia que nos reubique en la lógica de los valores, de la justicia, de la reparación sincera.

 

9. Hoy ha llegado la salvación a esta casa: El texto se cierra con esta frase de Jesús. Pero el lector atento sabe que ese HOY ya no es el de Zaqueo sino el suyo propio. Hoy Dios nos sigue visitando, sigue pasando, sigue entrando en nuestras casas, sigue llamado y nos sigue transformando. Es cuestión de quererlo ver, quererlo encontrar, bajar de “nuestro sicómoro” y dejarlo entrar en nuestra intimidad.

 

 

Comentario del Evangelio por Pablo VI, Papa. 26 de agosto de 1970

“Zaqueo quería ver a Jesús”

 

Hoy en día los hombres tienden a no buscar a Dios… Lo buscan todo, menos a Dios. Dios ha muerto, dicen; no nos ocupemos de eso más. Pero Dios no murió; para tantos hombres de hoy, está perdido. ¿Entonces, no valdría la pena buscarlo? Lo buscamos todo: lo que es nuevo y lo que es antiguo; lo que es difícil y lo que es inútil; lo que es bueno y lo que es malo. Podríamos decir que esta búsqueda es lo que caracteriza la vida moderna. ¿Por qué no buscar a Dios? ¿No es un "valor" que merece nuestra búsqueda? ¿No es una realidad que requiere un conocimiento mejor que el puramente nominal de uso general?

 

¿No es mejor que la de ciertas expresiones religiosas supersticiosas y extravagantes que debemos o bien rechazar porque son falsas o bien purificar porque son imperfectas? ¿No es mejor que la que ya se considera informada y olvida que Dios es un misterio indecible, que conocer a Dios es para nosotros una cuestión de vida, de vida eterna? (Cf Jn 17,3) ¿Dios no es, como se dice, un "problema" que nos interesa personalmente, que pone en juego nuestro pensamiento, nuestra conciencia, nuestro destino, e inevitablemente, un día, nuestro encuentro personal con Él? ¿Y no será que Dios se ha escondido para que tengamos que buscarlo, por un camino apasionante que para nosotros es decisivo? ¿Y si es el mismo Dios el que nos busca?

 

 

Otros Comentarios a las Lecturas de este Domingo:

 

01. La lectura de hoy del libro de la Sabiduría nos presenta una bella imagen de Dios.

 

02. Al Misterio que denominábamos DIOS, se le puede concebir de maneras muy diferentes.

 

03. Jesús nos enseña hoy que el Padre–Dios no deja de ser el mismo, siempre compasivo, perdonador, amigo de la vida, siempre saliendo al encuentro de sus hijos y construyendo con ellos una relación nueva de amor.

 

04. El episodio de la conversión de Zaqueo pone de manifiesto algunas de las características más destacadas de la teología de san Lucas: la misericordia de Dios hacia los pecadores, la necesidad del arrepentimiento, la exigencia de renunciar a los bienes, el interés de Jesús por rescatar lo que está “perdido”, integrar a los marginados y excluidos.

 

05. Decididamente, Jesús creía en un Dios diferente del dios juez y legalista que habían imaginado algunos fariseos de su tiempo. Hoy también asumimos comportamientos farisaicos y – seguramente – hay en nuestra mente algún problema con la imagen que nos hacemos de Dios.

 

06. La actitud de Jesús es la que produce en Zaqueo la conversión: es una auténtica liberación, una re-creación.

 

07. Zaqueo, desde su propia experiencia, nos ayuda a re-pensar nuestra relación con los bienes materiales. De hecho, nuestra relación con Dios (que genera conversión) influye en nuestra relación con lo material.

 

08. “Aceptemos la mirada de Jesús, dejemos que Él se tropiece con nosotros en el camino e invitémoslo a nuestra casa para que Él pueda sanar nuestras heridas y reconfortar nuestro corazón. No tengamos miedo, dejémonos seducir por el Señor…”

 

 

Terminemos nuestra meditación orando con el ...

 

Salmo 145(144)

Te celebro, oh Rey mi Dios,
y bendigo tu nombre para siempre.
Deseo bendecirte cada día,
alabaré tu Nombre para siempre.
El Señor es ternura y compasión,
paciente y lleno de amor.

El Señor es bondad para con todos,
sus ternuras están en todas sus obras.
Te den gracias, Señor, todas tus obras,
te bendigan tus amigos;
que hablen de la gloria de tu reino
y anuncien tus hazañas,

Tu reino es reino por todos los siglos,
y tu imperio por todas las edades.
Fiel es el Señor en todas sus palabras
y bondadoso en todas sus obras.
Sostiene el Señor a todos los que caen,
a los que están encorvados endereza.

 

 

Oración Final

Te damos gracias Señor porque en Jesús nos has manifestado tu rostro amoroso de Padre Misericordioso. Te pedimos que nos ayudes a cambiar y a transformar nuestras vidas asumiendo actitudes verdaderas de conversión que se expresen en Justicia, Solidaridad y Amor con nuestros hermanos. Amén

 

 

 

¿Tienes alguna pregunta, duda, inquietud, sugerencia o comentario acerca de estas reflexiones?

Escríbenos aquí ...

Please note that all fields followed by an asterisk must be filled in.

Please enter the word that you see below.

  

 

Regresar al comienzo del '31° Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C)'



Regresar desde el '31 Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo C)' al índice de temas de 'Como Combatir la Pobreza en el Espíritu'

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

And How Can I Help?

You may wonder, 'how can I be part of the solution', 'how can I contribute?'. Learn more...